Tiempo para crear en comunidad

Nuria Sotelo desarrolla en Amiadoso (Allariz) su proyecto de envejecimiento activo con la danza y actividades artísticas


Ourense

Crear en comunidad, en el medio rural, y ayudar a que las personas mayores tengan un envejecimiento activo a través de la danza y las actividades artísticas. Es el proyecto de vida, y que contiene dentro de sí otros proyectos, que está desarrollando en Amiadoso (Allariz) la coreógrafa ourensana Nuria Sotelo. Junto con su pareja, el fotógrafo Rubén Vilanova, están restaurando una antigua casa tradicional de labranza en esta localidad, a dos kilómetros de la villa de Allariz. Teniendo muy en cuenta el entorno rural en el que se hallan, están poniendo en marcha el proyecto O tempo do Corpo, habilitando un espacio para la creación artística. Las obras de rehabilitación terminarán en noviembre y, en este momento marcado por la incertidumbre, Nuria Sotelo asume que tendrán que empezar «moi lentiño», ya que ahora mismo con la pandemia hay que tener cuidado y preservar a las personas mayores.

En la casa de Amiadoso- un inmueble de 400 m2 con un patio donde tendrán una sala de unos 80 m2, con un suelo adecuado para los ensayos de danza- ya tienen programado hacer residencias artísticas en diciembre y enero con una compañía, cuenta Sotelo. También quieren hacer talleres de cocina saludable con productos locales, dando así apoyo a los agricultores de la zona.

La rehabilitación del inmueble en sí también ha sido un proceso interesante y, de hecho, ayer recibían la visita de responsables de la Xera, la Axencia Galega de Industrias Forestais, por el uso de la madera de pino y castaño para la restauración. Además de la ayuda de la Xera, contaron con una subvención de los fondos Leader del GDR Limia-Arnoia. Nuria Sotelo dispone aquí de un espacio para un tipo de creación artística, la danza inclusiva y participativa, con la que ya viene implicándose hace tiempo.

El 30 de agosto representaron en el área fluvial de Acerrica, n en Allariz, el proyecto Ser Con, en el que participaron personas de 13 a más de 50 años. Los más mayores que habían empezado en invierno se tuvieron que quedar ahora fuera, de nuevo por culpa de la pandemia. En julio se retomó la creación colectiva y la coreógrafa ordenó el material que se representó, con catorce personas actuando, la mayoría de ellos aficionados, aunque apoyados por profesionales como el bailarín Mikel Aristegui o la músico Camille Monkup.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Tiempo para crear en comunidad