Allariz mantiene su reordenación de las ferias pese a las protestas

Los feriantes se concentraron el lunes en desacuerdo con la celebración en sábados y el cambio de ubicación

Los feriantes quieren seguir en el campo de A Barreira y montar los días 1 y 15 de mes
Los feriantes quieren seguir en el campo de A Barreira y montar los días 1 y 15 de mes

ourense / la voz

El Concello de Allariz está dispuesto a negociar con los feriantes detalles logísticos para facilitar la colocación de algún puesto, pero no a cambiar su decisión de pasar los mercados a una periodicidad semanal - todos los sábados, en lugar de los días 1 y 15 de cada mes- ni la extensión de la ubicación de los puestos a otros puntos de la villa, en lugar de centrarse únicamente en el campo de A Barreira, como venía siendo tradicional.

Un concurrido grupo de feriantes acudió ayer lunes 1 de junio a Allariz, pero no a montar sus puestos, sino a protestar por una decisión municipal que consideran que no es viable y que no les fue consultada previamente. Las ferias en sábado les coincidirían con las de otras villas de la provincia y la ubicación en calles del casco viejo les resulta incómoda, para puestos y clientes, según expuso una de las afectadas, Marli González.

La alcaldesa, Cristina Cid, apuntó que ya se reunieron en tres ocasiones con los feriantes para exponerles los argumentos para el cambio. Afirma que los vendedores ambulantes están en una posición de «inmovilismo absoluto» lo que complica cualquier negociación. Añade que la medida recibió una acogida «magnífica» de comerciantes locales y de la oposición, además de ser tratada por el grupo de gobierno. La ordenación de las ferias corresponde al Concello, aclaró, y no se decide por una votación interna de los feriantes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Allariz mantiene su reordenación de las ferias pese a las protestas