Los apicultores se preparan para luchar contra la velutina

La feria de Allariz mostró algunas de las trampas efectivas


ourense / la voz

Había miel, por supuesto, pero también se podía saber más sobre los masajes con este dulce fruto de la colmena o conocer mejor otros productos que salen del trabajo de las abejas o de artículos confeccionados con ellos, desde velas a jabones. Pero la Feira de Productos Apícolas que este domingo reunió en Allariz a más de 30 expositores de Galicia, León y Portugal no solo fue el paraíso para un público entusiasta, sino también un punto de referencia para los profesionales del sector.

Además de poder ver y adquirir material específico para su trabajo en los colmenares, los apicultores siguieron alguna de las charlas organizadas durante esta jornada, en las que se habló desde los nuevos tratamientos contra el enemigo eterno de las colmenas -la varroa- hasta los diseñados para la nuevas amenazas, como la vespa velutina.

Ese himenóptero, que tantos titulares ha dado en los últimos tiempos porque su proliferación genera más interacción con los humanos y ha añadido otro factor de riesgo a las personas alérgicas al veneno de este tipo de insectos, es una amenaza real para las abejas. Forman parte de su menú, aunque no son los únicos insectos en la dieta de la avispa asiática. «Estes bichos se zampan tamén miles de outros polinizadores tódolos días, o que é un problema para a floración de moitísimas especies de plantas e á larga pode haber consecuencias importantes no medio ambiente», señala Fernando Cores, apicultor de Pobra do Caramiñal que ayer, junto con Eugenio Pichel, protagonizaba una de las charlas de la jornada.

Para ellos las velutinas suponen una pérdida difícil de cuantificar. «Non só se perde mel. Por un lado, cando hai un ataque moi intensivo nos colmeares, a abella retráese, queda dentro e non sae, fai o período invernal dous ou tres meses antes, co que iso implica para o ciclo. Ó non haber entrada de néctar, a reina deixa de poñer e non hai renovación de abellas e as colmeas quedan débiles porque como están recluídas teñen que alimentarse do que hai dentro e cando chegas atópalas mortas. Total que, aparte da perda da produción de mel e dos propios colmeares, tes que aumentar os gastos para alimentar as que quedan e non podes dividir as colmeas como antes, porque cando saen as raíñas novas para fecundarse, perdes un 80 ou 90 %», dice

Estos apicultores explicaron las dos armas que están utilizando para luchar contra esta invasión «para axudar a controlala, porque erradicala é imposible hoxe en día», dicen. Las trampas preventivas que colocan en la época de apogeo de las reinas fundadoras, para capturarlas y evitar que nidifiquen, es una de esas armas; pero también resultan efectivas las redes electrificadas para proteger los colmenares de abejas. «É como un emparrillado de arames, no que vai un polo positivo e outro negativo alternándose, e a separación entre eles son dous centímetros. A abella, polo tamaño que ten, nunca vai tocar os dous arames, pero a velutina ten tres ou tres e medio de envergadura, así que sempre que intente pasar tocará os dous polos e electrocutarase», explica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los apicultores se preparan para luchar contra la velutina