Las diez primeras empresas de la provincia facturan dos mil millones

Agroalimentario, construcción, textil y automoción, principales motores económicos


ourense / la voz

La economía ourensana tal vez no crece al ritmo que la sociedad quería, y necesitaría, pero lo cierto es que en los últimos años no solo han abierto las puertas miles de nuevos negocios de distintos sectores antes desconocidos, sino que además se ha incrementado la facturación de las grandes empresas. Así lo refleja el último informe Ardán, relativo a la evolución de las empresas ourensanas entre 1993 y 2018. Del pormenorizado estudio se desprende el importante salto que han dado algunas compañías con sede en la provincia, gracias no solo a que han logrado afianzarse en el mercado nacional, sino a que además han dado el salto internacional, con buenos resultados.

De hecho, el estudio destaca en sus conclusiones que las cincuenta mayores empresas de Ourense, que ya existían hace veinticinco años, han logrado multiplicar por seis su negocio en este tiempo. Además, las diez más importantes en volumen de facturación superaron el año pasado los dos mil millones.

En el primer puesto de ese selecto listado se encuentra Coren S. C. Gal, que se situó al cierre del 2017 como la más potente de la provincia con 542 millones. Sociedad Textil Lonia, con 268 millones, se coló hasta el segundo puesto, lo que evidencia la pujanza del sector textil. El tercer puesto fue para la constructora Copasa, que alcanzó los 267 millones, seguida de Galsa, otra empresa perteneciente al Grupo Coren, que facturó 224 millones.

Aceites Abril se consolidó en el ejercicio pasado como la sexta empresa más fuerte de la provincia, cerrando el ejercicio con 138 millones facturados, mientras que Cie Galfor -y en este punto entra en escena el sector de la automoción- alcanzó los 126. El grupo de alimentación más veterano, Ignacio de las Cuevas, que acaba de cumplir 150 años, ocupa ya el octavo puesto en el «top ten» provincial, seguido por Adolfo Domínguez, con 86 millones, y Cupa Pizarras, con 85.

Entre todas, superaron los dos mil millones, una cifra impensable si se echa la vista atrás. En 1993 las diez compañías mas fuertes apenas si alcanzaban, entre todas, los 145 millones anuales. La más fuerte, que en aquellos años era Galsa, facturaba 61, una cantidad muy por debajo de la que alcanza hoy la empresa que ocupa el décimo puesto provincial. Son, sin duda, datos evidenciadores sobre la evolución vivida en dos décadas y media.

Y a pesar de no estar entre las diez primeras, el informe Ardán, que se presentó en Ourense por parte de la delegada del Estado en el Consorcio Zona Franca de Vigo, Teresa Pedrosa, y de la responsable de Ardán, Susana Lama, destaca el crecimiento de firmas como Pereira Seguridad, Petrolimia, Saturnino Francisco Álvarez o Juosama, las que más han crecido desde 1993.

En cuanto a sectores, no caben demasiadas dudas respecto a cuales son los más pujantes viendo qué empresas lideran la economía provincial, pero los datos evidencian que, además de las grandes compañías, hay muchas que, de tamaño más pequeño, hacen grande una actividad económica. El sector agroalimentario, sin ir más lejos, facturó el año pasado 1.753 millones, mientras que la construcción llegó al millar. El tercer puesto lo ocupó el textil, con 461 millones, mientras que las rocas ornamentales llegaron a los 316. Industria auxiliar, artículos de consumo, electricidad y energía, productos químicos y logística y transporte completan el listado de las diez actividades económicas más fuertes.

El peso de Ourense y comarca sobre el valor añadido bruto gallego supone un 3 %

El valor añadido bruto de las empresas gallegas ha experimentado un crecimiento del 312 % entre 1994 y el año 2015, al pasar de 2.320 millones a 9.569. Al calor de este repunte, el producto interior bruto (PIB) gallego, la principal referencia que los economistas toman para evaluar la salud de una economía, se ha revalorizado notablemente.

Sin embargo, si se analizan los datos por territorios, se observa que la evolución provincial no ha sido homogénea. Es bien sabido que en Ourense no tiene su sede social ninguna de las principales empresas gallegas -la primera en facturación el año pasado fue Inditex, que llegó a los 8.118 millones- y eso se nota en todos los indicadores. Pese a todo, el comportamiento de algunas comarcas, y de algunos sectores, merece un reconocimiento.

Así, el valor añadido empresarial de Ourense ha crecido un 152 % respecto a 1993, si bien todavía no ha conseguido recuperarse a los niveles anteriores a la crisis. Industria auxiliar, textil, salud y asistencia social, logística y transporte, o madera y muebles destacan por haber sido los sectores que más han repuntado, mientras que comarcas como Allariz o Maceda también han dado saltos económicos importantes gracias a la instalación en sus zonas de empresas con empuje.

En cuanto a la capital y sus alrededores, su peso sobre el valor añadido de Galicia se incrementó en un punto en comparación con la situación de hace 25 años y ya supone el 3%. Esto ha sido gracias a que la facturación de las empresas de la comarca subió nada menos que un 236 %.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las diez primeras empresas de la provincia facturan dos mil millones