La Xunta subvenciona 22 nuevos tanques para atajar incendios forestales en Ourense

Los más grandes, con una capacidad de 110.000 litros, permiten que los helicópteros puedan cargar agua


verín / la voz

La construcción de tanques o piscinas en terrenos de montes en mano común es una de las principales medidas para atajar las consecuencias de incendios forestales en el rural gallego. Fuentes de la Xunta confirmaron que Medio Rural subvencionó durante el pasado año la construcción de un centenar de depósitos a asociaciones de propietarios de comuneros en Galicia, por un importe total de 300.000 euros.

Cerca de una cuarta parte de esas nuevas piscinas para prevenir fuegos fueron construidas en la provincia de Ourense. Comuneros de municipios como Laza, Baltar, Riós, Calvos de Randín, Rairiz, Allariz, Oímbra o Cualedro se beneficiaron de estas ayudas.

Las subvenciones en este ejercicio para la construcción de tanques, tanto para carga de motobombas como de helicópteros (dependiendo de su tamaño), llegaron al 100 % del coste. Este porcentaje fue superior al de 2015, cuando ese ratio quedó fijado en el 80 %.

Alrededor de cien peticiones de subvención de toda Galicia, entre ellas una veintena en Ourense, fueron rechazadas. Las causas fueron varias: documentación incompleta, deudas de los comuneros con la administración pública, falta de crédito presupuestario para los trabajos u otros problemas diversos de índole técnica.

La mayor parte de las piscinas antiincendios construidas en la provincia son de las más grandes, las que permiten la carga del agua por helicóptero, con una capacidad total de 110.000 litros y unas dimensiones de ocho metros de largo por siete de ancho y dos y medio de alto.

En total, hay cuatro dimensiones para la construcción de estos pozos. Tienen capacidad para 110 metros cúbicos, para 60, 50 o 30.

Las dimensiones también condicionan el coste económico de las diferentes balsas. La mayor tiene un importe de 12.000 euros; por 8.100 euros, las de 60 metros cúbicos; 7.000 las de 50 o 6.000 las de 30. En la provincia, la cantidad subvencionada superó los 100.000 euros.

Uno de los últimos construidos fue en Tamicelas, en Laza. Francisco Veiga, alcalde de Riós, uno de los concellos donde se construyeron estos tanques, valoró: «Esto es muy positivo, ya que agiliza mucho la respuesta ante un incendio».

Más de medio millón de euros para rehabilitar zonas quemadas en la comarca de Monterrei

La conselleira de Medio Rural, Ánxeles Vázquez, supervisó ayer los trabajos de recuperación medioambiental de zonas que ardieron el pasado verano en el municipio de Monterrei, cerca del castillo medieval. Vázquez destacó la inmediata respuesta de la Xunta para intentar frenar la degradación en ese punto, en el que ardieron más de 300 hectáreas. La mejora de viales y accesos dañados, el esparcimiento de paja en algunas zonas para evitar la erosión y la contaminación de acuíferos o la retirada de foresta quemada -de forma manual y con máquinas- supuso un gasto de 150.000 euros.

«Os traballos coordínanse entre os distritos forestais e as comunidades de montes locais», según explicó la responsable de Medio Rural. Y destacó que las labores de rehabilitación del medio ambiente ya están en su recta final. Vázquez aludió a que en breve comenzarán labores similares de rehabilitación en montes quemados de los municipios de Oímbra y Cualedro, que tendrán un montante de 400.000 euros, en este caso financiados por el Gobierno de España. Los montes de la comarca de Verín han sido unos de las más castigados por el fuego durante los dos últimos años, al afectar a más de 4.000 hectáreas. El incendio más devastador afectó a Cualedro y tres municipios de A Limia (Xinzo, Trasmiras y Baltar) en agosto de 2015.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Xunta subvenciona 22 nuevos tanques para atajar incendios forestales en Ourense