Solo un tercio de los ayuntamientos de la provincia están libres de deudas

El año pasado los concellos ourensanos redujeron un 10 % el dinero que deben


Ourense

La deuda de los ayuntamientos ourensanos continúa marcando mínimos históricos. Según el balance que acaba de dar a conocer el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, los 92 concellos de la provincia debían un total de 76,7 millones de euros a 31 de diciembre del año 2015. Se trata del registro más bajo desde que el Gobierno central recopila y publica esos datos, a partir del año 2008. El Estado analiza la deuda viva, es decir, aquella relacionada con operaciones de financiación.

El máximo se alcanzó en el 2012, con 109 millones de deuda en la provincia de Ourense, pero a partir de entonces fue cayendo paulatinamente. El último ejercicio, el del 2015, la reducción fue de algo más de un 10 %. Las restricciones legales al endeudamiento impuestas desde Madrid han facilitado esa evolución y han permitido que también se incremente el número de ayuntamientos con deuda cero.

Pese a todo, tan solo son 27 los concellos de la provincia -es decir, menos de un tercio- que no deben absolutamente nada a los bancos. Hay que tener en cuenta, no obstante, que esos datos han evolucionado a mejor en los últimos años. En el 2008 tenían deuda cero solo 17 de los 92 ayuntamientos ourensanos y las medidas adoptadas por los concellos para contener su déficit han posibilitado que una decena de entidades locales consiguieran reconducir sus cuentas hasta sanearlas por completo.

Es de esperar, además, que en los próximos meses se incorpore algún concello más a ese club de la deuda cero puesto que hay once ayuntamientos de la provincia que a 31 de diciembre del 2015 ya debían menos de 100.000 euros. Se trata de Amoeiro, A Arnoia, Esgos, Gomesende, Lobeira, Monterrei, Pontedeva, Sarreaus, Toén, Trasmiras y Vilar de Barrio.

Diputación y mancomunidades

La recopilación de datos que realiza el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas afecta también a las instituciones provinciales. En lo que se refiere a la Diputación ourensana, acabó el año pasado debiendo 27,7 millones de euros, una nueva reducción que se suma a la de ejercicios anteriores en un proceso que, según los planes del gobierno provincial, culminará en el año 2019, cuando la entidad alcance el objetivo de deuda cero.

También las mancomunidades están sometidas al control del Gobierno central, que pone especial interés en la vigilancia de esas instituciones, cuya eficacia ha sido puesta en duda desde distintos ámbitos. Según los datos del Ministerio, actualmente hay en funcionamiento cinco y todas ellas deben dinero a los bancos en mayor o menor medida. La de O Carballiño es la que más (157.000 euros) y la Navea-Bibei, la que menos (75.000 euros). Además, la de Terra de Celanova adeuda 153.0000 euros y las de Ourense y Verín, 90.000 cada una.

Allariz ha duplicado su endeudamiento en los últimos cinco años mientras que Barbadás pasó de 1,4 millones a cero euros

Durante los últimos años, la tendencia general de los ayuntamientos ourensanos -en parte, por propia iniciativa, y también forzados por las circunstancias- ha sido la de recortar su deuda. Sin embargo, hay excepciones. El de Allariz es uno de los concellos que más dinero debe a los bancos y, además, la cuantía se ha duplicado desde el año 2010. Entonces debía 2,4 millones de euros y a 31 de diciembre del 2015 su endeudamiento se había disparado hasta 5,1. El alaricano tiene pendientes de pago 855 euros por vecino.

En términos absolutos, el Concello de Ourense tiene una deuda mayor, aunque si sus 24,8 millones se ponen en relación con la población del municipio, el Ayuntamiento de la capital debe 233,7 euros por habitante. Hay que tener en cuenta, además, que la evolución en la ciudad ha sido en positivo. En el año 2010 tenía pendiente de pago a los bancos más de 44 millones de euros, de modo que en el último lustro ha logrado rebajar su nivel de endeudamiento casi a la mitad.

En la lista de ayuntamientos más endeudados destacan, por otra parte, dos entidades locales de la zona de A Limia. Ambas han sido noticia por su delicada situación económica. La capital de la comarca, Xinzo, llegó a valorar la posibilidad de aplicar un ERE y puso en marcha drásticos recortes salariales, en su gran parte compensados con posterioridad a sus trabajadores. Pese a ello, la deuda del Concello se ha incrementado. En el año 2010 era de 4,1 millones de euros y ha pasado ahora a ser de 5,8. Teniendo en cuenta que el municipio tiene 10.043 habitantes, el Ayuntamiento debe a los bancos 582,5 euros por vecino.

La situación de Os Blancos es muchísimo más grave. El Concello, que estuvo a punto de ser intervenido para garantizar la prestación de los servicios que son de su competencia, debe menos que Xinzo (2,3 millones), pero tiene mucha menos población. Analizando los datos de ese modo resulta que el Ayuntamiento adeuda 2.718 euros por cada uno de sus 878 vecinos. Además, la situación de las cuentas municipales no ha logrado mejorar en los últimos años. De hecho, se ha incrementado. En el 2010 el endeudamiento era, en comparación, tan solo de 770.000 euros.

Otros concellos sí han aprovechado los años de crisis para sanear su relación con los bancos. Un ejemplo especialmente destacable, por su tamaño y por el volumen de la deuda rebajada, es el de Barbadás. Hace tan solo cinco años, ese Concello debía 1,4 millones de euros y, paso a paso, esa cifra fue cayendo hasta desaparecer por completo. En ese tiempo otros municipios grandes también recortaron su endeudamiento -como O Barco (de 2,6 a 1,2 millones) y O Carballiño (de 4 a 2,9)- y otros se ha mantenido estables, como Verín, que no se ha movido de 4,2.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Solo un tercio de los ayuntamientos de la provincia están libres de deudas