La densidad de población en varios concellos es similar ya a la de zonas árticas

Chandrexa de Queixa o A Veiga tienen los registros de la provincia sueca más septentrional

Vecinos en A Veiga, uno de los concellos con menor densidad de población
Vecinos en A Veiga, uno de los concellos con menor densidad de población

Redacción / La Voz

Hace un par de años, en el corazón del Macizo Central ourensano, una escuela unitaria pasó a convertirse en tanatorio. «Facía falta o velorio, porque os vellos temos que morrer, e novos non hai», asumía entonces uno de los vecinos de aquella aldea de Chandrexa de Queixa. Ese ayuntamiento presenta la menor densidad de población de Galicia: solo hay tres vecinos por kilómetro cuadrado. Hay que cruzar todo el continente hasta el Ártico para encontrar unas cifras similares en Europa.

El portal estadístico Eurostat ofrece a nivel provincial su mayor desglose de datos. Como Chandrexa, A Veiga o Vilariño de Conso, los tres en Ourense y con menos de cuatro habitantes por kilómetro cuadrado, hay provincias árticas con una proporción similar, como la sueca Jämtland o la finlandesa Kainuu.

«Hai que ter en conta que somos 34 núcleos, moi esparcidos, con 78 quilómetros de estradas e pistas», explica Francisco Rodríguez, alcalde de uno de los ayuntamientos con mayor superficie de Galicia. Los 416 censados, según el Instituto Galego de Estatística, se reparten por 171 kilómetros cuadrados bajo techos de pizarra. Para llegar a todos los puntos, el regidor popular dice que un microbus municipal recorre el concello para que los vecinos vayan al médico o a comprar al supermercado. Durante el confinamiento, un servicio de Protección Civil visitaba las casas y llevaba medicina o comida a los habitantes, con una media de edad que roza los 60 años. 

Como Laponia o las Highlands

En la montaña lucense, Navia de Suarna, Cervantes o Folgoso do Courel tienen unos cinco vecinos por kilómetro cuadrado. Volviendo al mapa europeo, estas cifras se repiten de nuevo en latitudes árticas como la provincia de Västerbotten, en la Laponia sueca. No siempre fue así. El catedrático Pegerto Saavedra, miembro de la Real Academia Galega de Historia y originario de A Fonsagrada, recuerda que en estos concellos «había unha densidade moi elevada polo sistema agrario» hasta mediados del siglo pasado. Ahora, este ayuntamiento se encuentra entre los quince con menor tasa de vecinos por kilómetro de Galicia.

Hasta los años treinta, A Fonsagrada era uno de los polos demográficos de la comunidad, con unos 18.000 residentes. Explica Saavedra que, durante años, ese número se mantuvo constante en las zonas de montaña por el tipo de agricultura, «que precisa de moita forza de traballo e impedía que a xente marchase da casa», y la tardía emigración hacia el extranjero. Hoy, A Fonsagrada tiene algo más de 3.400 censados, dispersos por el concello de mayor extensión: siete vecinos por kilómetro cuadrado, los mismos que en zonas de las Highlands escocesas, como los condados de Lochaber y Caithness.

Nuevos vecinos en el pueblo

Chandrexa perdió cien habitantes en los últimos seis años, pero la pandemia ha revertido la situación. «Estamos creando postos de traballo. Contamos con rematar o ano con 41 novos polas necesidades do xeriátrico», asegura el alcalde, que estima que el censo crecerá en sesenta personas venidas de otros lugares que compran casas para rehabilitar o jubilados que se mudan desde las ciudades más próximas.

En A Veiga pasará algo extraordinario este año: por primera vez en un siglo aumentará su censo. Es la previsión del alcalde, Juan Anta, que desde que asumió el cargo impulsa iniciativas que permitan frenar la sangría. En veinte años perdió 500 habitantes, pero desde el 2015 solo 57. «A pandemia puido supor catro ou cinco empadroados máis, o resto veñen por outros proxectos, traballo ou construcción», responde el regidor, que ve «temporal» la vuelta al rural para huir del coronavirus: «Podemos aproveitalo, pero se non facemos transformación dos territorios con perspectiva de desenvolvemento e política fiscal é imposible».

Lugo, igual que el Tirol

En la comparación por provincias, Lugo aparece en el puesto 144 de un total de 1.523 regiones estudiadas. Según datos de Eurostat, hay unas 34 personas por kilómetro cuadrado, igual que en el Tirol Occidental, en Austria, al oeste de Innsbruck. Por delante hay varias provincias españolas como Badajoz, Salamanca o Albacete. Entre las treinta principales provincias con menor densidad de población en Europa hay tres españolas: Soria, Teruel y Cuenca, con una proporción inferior a los diez habitantes.

Ourense figura en la posición 203; A Coruña, en la 801; y, Pontevedra, en el puesto 971. Por regiones, Galicia aparece en la mitad de la tabla, con una densidad de 92 habitantes por kilómetro cuadrado, algo más que el Alentejo portugués y por debajo de Asturias, Andalucía, North Yorkshire (Inglaterra) y Picardie (Francia).

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La densidad de población en varios concellos es similar ya a la de zonas árticas