El curso arrancó con polémica

Ares ganó en Lalín y RMC abandonó el certamen tras dos exclusiones


Los días 16 y 17 de marzo comenzaba en Lalín el Campeonato de España de Ralis de Asfalto 2018. Con la llegada a escena de una nueva prueba en el corazón de Galicia, el Rali do Cocido presentaba una inscripción en la que se confirmaban los movimientos que los equipos del CERA habían anunciado durante el invierno. Así el actual campeón Iván Ares, con José Antonio Pintor a su derecha, repetían temporada con el Hyundai i20 R5, al igual que lo hacía su compañero de marca el cántabro Shurayen Pernía con Rogelio Peñate como navegante y un coche similar al del gallego.

El alicantino Miguel Fuster, copilotado por Nacho Aviñó se subía de nuevo a un Ford Fiesta R5 de RMC y cerraba el trío de equipos capacitados a luchar por la victoria. En la novedosa categoría N5 el coruñés Álvaro Muñiz con un Ford Fiesta y el lucense Adrián Díaz con un Renault Clìo partían como favoritos, siempre con permiso del veterano Joan Vinyes con un Suzuki Swift y de lo que pudiese hacer el ourensano Javier Pardo, que junto al asturiano Adrián Pérez estrenaba su trayectoria de piloto oficial con Suzuki.

Y en la primera cita del año la victoria fue a manos de Ares que, pese a algunos problemas, ganó por delante de Miguel Fuster, a poco más de 27 segundos. El tercer equipo en liza sería el primer N5, de Álvaro Muñiz, seguido de Adrián Díaz también en la misma categoría mientras el de A Veiga, Félix Macías situaba su Subaru en la quinta posición, siendo sexto Javier Pardo. Y así remataba una prueba en la que, en las verificaciones finales, los comisarios excluían a los N5 de Muñiz y Díaz, porque las manguetas de dirección de sus vehículos no eran las correctas. De esta forma Macías subía a la tercera plaza y Javier Pardo era cuarto y primer N5. Iván Ares se mostró sólido en el inicio del campeonato

Fuster fue el más constante en el Sierra Morena

 Con la polémica de la retirada de RMC, en protesta por la exclusión tras utilizar unas manguetas que ya venían de la temporada anterior se llegó a Córdoba, al Rali Sierra Morena (13 y 14 de abril), con los mismos protagonistas pero solo con los Suzuki de Vinyes y Pardo en N5. La prueba andaluza no se le dio bien a Ares, que erraba en la monta de neumáticos y perdía mucho tiempo. Así Miguel Fuster aprovechaba la ocasión y el Ford Fiesta -ya sin la gestión de RMC- conseguía una victoria clara superando casi en un minuto a Shurayen Pernía, siendo Vinyes tercero, Ares cuarto y Javier Pardo quinto. En Córdoba se sumaba a la expedición del CERA el madrileño Alberto Monarri con el Abarth 124 Rally, que la pasada temporada había utilizado Álvaro Muñíz, para acabar sexto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El curso arrancó con polémica