Valdeorras tiene 1 de cada 4 casos activos de coronavirus en Ourense tras un «brote explosivo»

María Cobas Vázquez
maría cobas O BARCO / LA VOZ

A RÚA

A partir del viernes la hostelería de O Barco solo podrá servir en terraza
A partir del viernes la hostelería de O Barco solo podrá servir en terraza LOLITA VAZQUEZ

A comienzos de la semana pasada había un único paciente covid en la comarca; ahora son 46 y la cifra crece día tras día

15 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Valdeorras se fue de Semana Santa con un único caso activo de coronavirus, el de un vecino de O Barco. Y el lunes de Pascua la cifra se mantenía inalterable. El día 7 ya eran dos los pacientes con covid en la comarca, y desde ahí todo se descontroló. La cifra ha crecido hasta los 46 casos, y afecta no solo a O Barco, sino también a Carballeda, Rubiá y A Rúa de Valdeorras.

La vinculación de todos los casos vendría por un transporte laboral. El paciente cero (aunque con todas las cautelas, porque sería el primero en ser detectado, aunque no se puede asegurar que sea el primer contagiado) sería un trabajador que pasó la Semana Santa fuera de las fronteras españolas. Regresó y días después dio positivo. Tras el cribado a los compañeros, fueron detectándose nuevos casos. Y no solo entre los empleados de la misma nave de pizarra en Carballeda, sino que el virus saltó a las familias.

«El tema es preocupante por la fuerza con la que ha entrado», decía el alcalde de O Barco, Alfredo García. «Estábamos esperando que dieran el alta al único paciente que había para estar a cero... y mira ahora. El problema es que se trata de un brote explosivo, y ahora tenemos 22, pero el domingo podemos estar en 40», añadía. Se refería a los resultados del cribado que se hará el sábado en el pabellón de Calabagueiros. Será el día después de que O Barco entre -junto a Rubiá- en las restricciones más altas, lo que supondrá que la hostelería solo podrá servir en terraza, y con el 50 % del aforo. Es una situación que García esperaba viendo la evolución de los contagios en los últimos días. Y no la ve mal. «Es preferible prevenir que curar», decía. Y dejaba un mensaje claro: «Lo ocurrido nos hace comprender que no podemos empezar a pensar que esto se acabó; y que hay que dejar de hablar de si vamos a hacer esto o lo otro, porque no se puede hacer nada». Hablaba en referencia a pensar en fiestas al uso o en actos multitudinarios. Y aunque todavía no hay una decisión cerrada, descartaba que se pueda hacer nada para conmemorar os maios, que se celebran en apenas 15 días.

García pedía a los vecinos de entre 18 y 64 años que se apunten al cribado. «La gente tiene que tener interés por saber si está contagiada o no; porque si no lo tienes, perfecto, y si lo tienes, te lo cogen a tiempo y dejas de contagiar», añadía. Su homólogo en Rubiá, Elías Rodríguez, también hacía un llamamiento a la población para que acudan al cribado. Desde el Concello enviaron wasap a muchos y también colocaron bandos en los pueblos. En su caso, tres únicos casos vinculados a una misma familia les llevan a las restricciones máximas. «Eu creo que aquí a situación está controlada, pero vendo as normas xa sabíamos que ía pasar isto», explicaba. Insistía en pedir a los vecinos que mantengan las medidas para evitar contagios: el uso de la mascarilla y la distancia social, fundamentalmente.

El brote también crece en Carballeda de Valdeorras, que ya suma 17 casos. Eso supone una incidencia acumulada que ronda los 1.500 casos por 100.000 habitantes, al extrapolar los datos sobre un censo de 1.499 personas, según el dato oficial del Instituto Nacional de Estadística. En Carballeda están en las máximas restricciones desde el lunes, y continuarán. Y también suma casos A Rúa. Empezó la semana con 1 caso y ahora son ya 4 (uno de ellos adscrito al colegio Manuel Respino). Esta situación no supondrá nuevas restricciones.

«El virus se ha extendido con una facilidad pavorosa»

«En estos momentos creo que el brote está estabilizado», aseguraba el responsable de Atención Primaria en O Barco, Carlos Revuelta. Decía que lo más sorprendente ha sido la evolución. «Estuvimos peor en número de casos antes, pero nunca habíamos tenido una evolución tan rápida, ha sido impresionante», añadía. Achacaba la situación a dos factores: la cepa británica -que estaría confirmada como predominante en los contagios- y la idiosincrasia de la comarca -en la que los empleados de la pizarra comparten transporte comunitario, como son todoterrenos o autobuses-. «Ha producido que en una empresa haya aparecido un caso y se haya extendido a las familias con una facilidad pavorosa», explicaba. Y añadía: «Hasta ahora, en una casa de 5 o de 6 igual se contagiaban uno o dos; y esta vez están cayendo todos: padres, hijos, abuelos...».

Revuelta destacaba como buena noticia que no haya ningún hospitalizado por covid en la comarca. Lo achacaba en buena parte a que los mayores ya están vacunados, lo que evita que se contagien o sufran un enfermedad más severa. Todos los pacientes están en aislamiento domiciliario y son asintomáticos o tienen síntomas leves.

Los 46 casos concentrados en Valdeorras suponen casi el 25 % de los 192 activos en el área sanitaria. Únicamente la capital tiene más pacientes covid, un total de 59 (tras sumar uno más). O Carballiño baja a 10 y Cortegada sube a 8, tras detectarse dos casos vinculados a una peluquería, explicaba el alcalde, Avelino de Francisco. Esa cifra les llevará mañana a máximas restricciones. En la misma situación estará Padrenda, con 6 casos.

También suben de manera importante los contagios en Cualedro, hasta 7; misma cifra que se registra en Barbadás. En Xinzo son seis; y en Ramirás, Celanova y O Irixo (que mañana pasa a nivel medio de restricciones) son cuatro. En el resto de la provincia se cuentan tres casos o menos.