A mi amigo Nabor González

Jubilado de Fenosa, falleció el viernes en A Rúa de Valdeorras

Nabor González y su hija María G. Albert
Nabor González y su hija María G. Albert

A Rúa

Escribo desde el dolor que produce la muerte: fría, triste, insolidaria. Te separa de lo que más quieres. Hay amigos que pasan sin pena ni gloria y otros, en cambio, dejan una huella imborrable. Esos son los que deseas conservar porque sabes que nunca te van a fallar y que siempre estarán a tu lado. Son amigos de verdad que estarán cerca de ti sin importar las circunstancias de la vida. Te aferras a ellos y no los sueltas jamás.

Nabor y yo ya éramos amigos antes de conocernos. De repente un día nos encontramos formando parte de la misma pandilla, un grupo de muchachos alegres y despreocupados cuyo único propósito era divertirse, una generación de supervivientes que ha llegado hasta hoy. Luego compartimos aula en el Pablo VI, en una época en que la religión era asignatura «sagrada», rodeados de curas y seglares. La década de los sesenta languidecía y se llevaba con ella acontecimientos como mayo del 68 de los que nosotros apenas nos enteramos. Entre la censura oficial y que nuestras inquietudes de entonces iban por otro lado, la revuelta francesa nos era ajena. 

El destino nos separó, a mí me mandó a la emigración y Nabor comenzó a labrar su futuro laboral. Pero a pesar de la distancia, nuestra amistad no se resintió. En los últimos años el vínculo que nos unía se hizo más fuerte. Me acogió como un miembro más de la familia, una de las cosas más gratificantes que me ha deparado la vida. El afecto que nos profesamos ha perdurado en el tiempo y se ha hecho eterno. Y así será. Nabor, no importa que ya no estés, llevaré tu recuerdo conmigo mientras viva. No sé dónde estás ni hacia dónde te diriges, pero allí dónde te encuentres te digo adiós, adiós con todo el dolor de mi corazón.

Tu amigo Xalo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

A mi amigo Nabor González