Los ourensanos ponen buena nota al estado de colegios e institutos

El 60,7 % de los encuestados creen que las instalaciones son buenas o muy buenas

.

ourense / la voz

Los meses de verano han sido los escogidos por la Administración pública para llevar a cabo las reformas necesarias en los centros escolares -tanto aquellas que eran imprescindiblemente necesarias como algunas de las que reclamaba el colectivo de padres y profesores-. La elección de los meses estivales para las obras responde al objetivo de que no se produzcan interrupciones o alteraciones en el funcionamiento del curso que acaba de comenzar. A cuenta de ello, La Voz se ha preguntado si los ourensanos se muestran conformes con las condiciones en las que se encuentran los centros educativos de la provincia. Y más de la mitad de los encuestados considera que son buenas o muy buenas.

Concretamente, y según se desprende del barómetro elaborado por Sondaxe para la edición de Ourense de La Voz de Galicia, seis de cada diez encuestados se han mostrado satisfechos con el estado de las instalaciones de los colegios. Son el 60,7 % frente a un 14 % que considera que es malo, o muy malo, y un 25,3 % que no sabría emitir una opinión al respecto.

Por número de habitantes, la capital es la que mejor valora la situación en sus centros educativos, mientras que aquellos empadronados en municipios de menor población se muestran más críticos. En las localidades que oscilan entre los 5.000 y los 10.000 habitantes están los más negativos: el 23,9 % considera que los colegios en su zona de residencia están mal o muy mal para cumplir con las necesidades de los estudiantes.

En la encuesta de Sondaxe para La Voz de Galicia se tuvo también en cuenta el voto en las elecciones municipales de 2015 en la capital a la hora de conocer el grado de satisfacción. Los que ven con mejores ojos las instalaciones que disfrutan los alumnos son aquellos que en las urnas se decantaron por Democracia Ourensana o el Bloque Nacionalista Galego (BNG). Entre los encuestados de la primera formación el 100 % las califica de buenas o muy buenas. De entre los que confiaron en el partido nacionalista esa misma opinión es respaldada por el 70,5 % de los preguntados. Curiosamente, son los votantes del Partido Popular los más críticos con el estado de los colegios en la provincia, aunque un 57,3 % cree que es bueno.

Los que ya no están en edad de tener hijos pequeños son los que más desconocimiento muestran y menos opinan al respecto: un 37, 9% de ourensanos con 65 o más años. Sin embargo, aquellos con edades comprendidas entre los 30 y los 44 años califican positivamente las instalaciones, mostrándose satisfechos con ellas el 67,1 %. Los siguen muy de cerca en cuanto a conformidad los que se encuentran en la franja de los 18 a los 29 años. De estos últimos un 59,2 % afirman que las condiciones de los centros son buenas o muy buenas.

Atendiendo al género, la mitad de los encuestados por Sondaxe se muestran satisfechos. En total, un 61,9 % de las mujeres y un 59,2 % de los hombres coinciden en la misma opinión.

Más de cuarenta centros de la provincia fueron objeto de obras este verano

Un total de 42 centros escolares de la provincia de Ourense se beneficiaron este año de un protocolo firmado por la Consellería de Educación y la Diputación. El programa en el que se enmarcan estas obras recibe el nombre de RAM (Reforma, Ampliación y Mejora) y lleva realizándose desde hace tres años con el objetivo de optimizar recursos entre administraciones mejorando la calidad de las instalaciones de las aulas ourensanas y su entorno.

El presupuesto asignado para este curso asciende a 632.000 euros en total. Algunos de los centros públicos de Educación Infantil, Primaria o Secundaria que han sido o están siendo objeto de reforma gracias al convenio son: el Virxe de Covadonga, Irmáns Villar, Mestre Vide, Ben Cho Shey, Calvo Sotelo (en O Carballiño), Astariz (en Castrelo de Miño), Valle Inclán (en Muíños) o Manuel Bermúdez Couso (en Pobra de Trives).

Por otro lado, también se han llevado a cabo obras en materia de eficiencia energética. Se han renovado los sistemas eléctricos y de calefacción, el aislamiento térmico en cubiertas y fachadas, se han sustituido algunas carpinterías por otras de aluminio y, en algunos casos, se ha colocado doble ventanal. También se ejecutó la reparación y pintado de aulas e instancias interiores y se reformaron baños.

Estas labores se han cofinanciado con parte del presupuesto otorgado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y como ejemplos se pueden citar el colegio de Seixalbo o el centro Antonio Faílde en Coles, cuyo presupuesto conjunto fue de algo más de 900.000 euros.

Votación
0 votos
Comentarios

Los ourensanos ponen buena nota al estado de colegios e institutos