El paréntesis copero relanza la actividad en el fútbol ourensano

Barbadás, Bande y Antela quieren imitar al Velle


ourense / la voz

Cuatro eliminatorias completarán la ronda de octavos de final de la Copa Diputación y los equipos de Preferente no quieren desperdiciar la oportunidad de seguir incluyendo el torneo provincial entre sus aspiraciones.

De momento, el Velle ya entró en los cuartos, tras imponerse 1-2 en el feudo del Covadonga, colándose con otros tres equipos de Primera Galicia, Francelos, Atlético Arnoia y A Peroxa. Los hombres de Rivo cerraron el año con un margen de ocho puntos sobre el descenso directo en la categoría autonómica, pero mirando de reojo a las posibles plazas de arrastre.

Del resto de la representación ourensana en la Preferente Sur, el Barbadás fue el mejor parado, instalado en el grupo de aspirantes al ascenso, pero cediendo quizás más puntos de los esperados al Pontellas y el Cambados. Ahora, los hombres de Juanjo Vilachá deben afrontar el reto del Cortegada en la jornada sabatina, unificada a partir de las 16.00 horas. Un rival siempre incómodo en las eliminatorias, aunque irregular en sus prestaciones. En el club azulón, la Copa -sería su tercer éxito en el torneo- es una golosina que nadie olvida, teniendo en cuenta que los cinco últimos vencedores no están en liza, con la mayoría de ellos ascendidos a Tercera.

El título provincial también puede ser un reclamo muy apetitoso para un Bande que perdió dos finales en los últimos cuatro años y que pretende alcanzar la cima en la tercera intentona. La escuadra de O Outeiro también ha mezclado luces y sombras en un año de reconstrucción en la Preferente, con la batuta de Luis Silva. De momento, ha sumado 24 puntos y el empate de Cambados dejó un poso de esperanza con vistas a sus próximas actuaciones. En la competición local, la salida al feudo del Allariz es complicada también, porque a partido único los de O Seixo son solventes en casa y los de A Baixa Limia alternan cal y arena con demasiada facilidad.

Para el Antela se abre otro reto atractivo, porque aquel triunfo de 2004 con Joel Castro en el banquillo fue toda una fiesta para los albinegros, que con su joven plantilla lo están pasando mal en la Preferente, pero deben aprovechar el año para crecer y el torneo de la Diputación puede ser un trampolín y, a la vez, un reclamo para mantener la tensión a lo largo de lo que resta de temporada. Su salida de mañana los llevará al feudo de un Maside que es otro rival con jugadores pujantes y que está ilusionado con esa competición. Aún queda una confrontación más para el domingo, entre equipos de categoría provincial. Se trata del choque se Seixalbo, donde el anfitrión se aferra a la cita eliminatoria ante un Sporting Celanova que quiere ponerle la guinda a sus cinco décadas de historia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El paréntesis copero relanza la actividad en el fútbol ourensano