Los ciclistas sufrieron el 4,5 % de los accidentes graves en Ourense

En la provincia no ha habido usuarios de bicicleta fallecidos por atropello


ourense / la voz

Cuatro de cada cien heridos graves que hubo en la provincia de Ourense en accidentes de tráfico eran ciclistas. Concretamente un 4,5 % del total de lesionados de gravedad eran usuarios del vehículo de dos ruedas. Son datos del año 2016, el último con estadísticas completas en la DGT, recogidos en un informe de la Asociación de Empresas Formadoras en Seguridad Vial (Formaster). En ese ejercicio hubo un incremento de accidentes con bicicletas implicadas en todo el territorio nacional, con 732 conductores heridos graves en toda España, cifras similares a finales de los noventa.

En la provincia, con todo, las cifras no son alarmantes. En porcentajes de heridos graves en el 2016, Ourense está tres puntos por debajo de la media nacional (7,5 %). No ha habido ningún accidente que haya causado la muerte a un ciclista en los últimos años, ni tampoco en ese ejercicio del 2016 que selecciona este informe. El año pasado se dio un lesionado grave, por un accidente ocurrido en la carretera OU-532 entre Verín y Portugal. En total, en el 2107 hubo 18 ciclistas heridos en las vías ourensanas interurbanas. Son datos menos preocupantes que los de las otras provincias gallegas. En Santiago, ayer mismo, un ciclista resultaba herido grave y Pontevedra registra mayor problemática.

El accidente más común que sufre un ciclista, según este informe, es la colisión lateral o frontolateral, que se da en casi uno de cada cuatro siniestros. A continuación, estarían los accidentes por alcance cuando el coche que va detrás no reduce la velocidad o el no guardar la distancia de seguridad, algo que provocó el 14 % de los accidentes. La salida de vía de los ciclistas estuvo presente en un 11 % de los casos.

Vigilancia y respeto

A este respecto, Carlos Moure, de la Fundación Ado Moure y activista en pro de la seguridad vial de los ciclistas, apunta que se ha mejorado algo en la concienciación de los conductores acerca de guardar la distancia lateral de 1,5 metros. Sin embargo, quedan «un 10 o 15 % que ni entiende ni cumple las normas», matiza. Por ello, «hay que seguir incidiendo». Él propone usar de cámaras de grabación para registrar el comportamiento de conductores que no respetan al ciclista porque, señala, «la Guardia Civil no está cuando pasan estas cosas». Stop Accidentes recuerda que los ciclistas, como los peatones, son los usuarios más vulnerables de las vías de circulación y los conductores deben tener especial sensibilidad ante su presencia.

Desde la agrupación de Tráfico se da vigilancia a las carreteras más transitadas por ciclistas en días, como los domingos, en los que suele haber más usuarios. Hay patrullas que vigilan y protegen a los ciclistas en carreteras como la OU-402 o la N-120. Esta, en el tramo hasta Os Peares, sigue siendo bastante usada por los ciclistas, aunque desde Tráfico no la recomienden como segura, por la presencia de vehículos pesados, por las curvas y las zonas sombrías que tiene.

Imprudencias con la bicicleta y conductores sin castigo penal

En el informe de Formaster se incide en las infracciones que también cometen los ciclistas y que pueden conllevar accidentes. En carretera, las más frecuentes serían, por este orden, no mantener la distancia de seguridad, no respetar la prioridad en un cruce e invadir el carril contrario. En vías urbanas, lo son la falta de respeto a la prioridad en cruces y el circular en sentido contrario. Se detecta un uso bastante generalizado del casco en las vías interurbanas, del 82 %, que baja hasta el 28 % en las urbanos.

Carlos Moure admite que los ciclistas tienen que cumplir la normativa, pero recalca que si uno no lo hace pondrá en juego su propia vida, mientras que si no lo hace el conductor de un vehículo a motor estará arriesgando la de un peatón o la de un ciclista. Moure apunta que se están sancionando comportamientos de ciclistas, incluso excesos de velocidad, aunque de estos no hubo casos en Ourense. El más trascendente en la provincia fue la multa por llevar una luz trasera intermitente, aunque ahora, dice Moure, se está recomendando desde Tráfico su uso para ganar visibilidad, al igual que el llevar chalecos reflectantes.

Otra lucha a la que se ha unido Moure es la de Ana González, la viuda de un ciclista atropellado en un accidente en el que el conductor fue exonerado de responsabilidades penales. Tratan de cambiar la ley para que el castigo sea mayor para quienes cometen imprudencias que cuestan la vida a personas en la carretera. En Gerona, un juzgado archivó hace unos días la causa contra un conductor que había consumido cocaína pero no se apreció imprudencia grave en el atropello mortal que causó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los ciclistas sufrieron el 4,5 % de los accidentes graves en Ourense