A Mezquita, el lugar más soleado

En el extremo opuesto a la localidad ourensana está el municipio lucense de Viveiro, donde se registra el menor número de horas de insolación al año


De todos los vientos que soplan en Galicia, el nordés se encarga más que ningún otro de distribuir las horas de sol. Esta circulación del aire, que se produce cuando dominan las altas presiones, limpia el cielo de nubes en buena parte de la comunidad.

Si el anticiclón de las Azores se sitúa sobre Galicia o al norte de la Península, sus vientos que giran a favor de las aguas del reloj, favorecen que el aire penetre por la costa norte de la provincia de Lugo. Como previamente ha pasado por el Cantábrico, llega cargado de humedad.

Por ello, en situaciones anticiclónicas una nube baja perpetua o también llamada de estancamiento cubre la comarca de A Mariña. Una vez superada la costa lucense, el aire que desciende hacia el sur comienza a perder humedad. En las provincias de Ourense y Pontevedra se ha secado por completo y ya no queda rastro de la nubosidad.

El nordés determina, en consecuencia, la cantidad de horas de insolación que hay en cada una de las localidades gallegas. Así, el observatorio de Penedo de Galo, situado a 494 metros de altitud en el municipio lucense de Viveiro, registra el menor número de horas de sol al año, con una media de 1.580, el equivalente a 65 días. Un número que puede aumentar o disminuir cada año en función de la persistencia de la influencia anticiclónica. El récord mínimo de insolación se midió en el 2014, con 1.081 horas.

Una situación completamente opuesta se da en el extremo suroriental de la provincia de Ourense. En la localidad de A Mezquita se registra cada año el mayor número de horas de sol. El mismo viento del nordés elimina cualquier rastro de humedad y favorece que aumente notablemente el tiempo de insolación. De media, se alcanzan anualmente 2.571 horas de cielo despejado, mil más que Viveiro. Cada año se registran al menos 107 días sin nubes.

En el 2017, un año extremadamente seco en Galicia debido a la consistencia del anticiclón de las Azores, se alcanzaron un total 2.909 horas de sol, el récord hasta el momento. Son valores propios del extremo sur peninsular, de ciudades como Málaga o Almería. En el 2017 también se alcanzaron cifras históricas en O Grove, Vilanova de Arousa y Vigo, que acumularon más de 2.700 horas de sol.

Eso sí, esta situación se invierte a partir de octubre. En otoño e invierno, el anticiclón retrocede hacia el sur y da paso a las borrascas, que suelen situarse al oeste de Irlanda. Debido al giro en contra de las agujas del reloj, las bajas presiones afectan a la comunidad a través de los vientos del suroeste. Esta otra circulación del aire, la más habitual hasta marzo, concentra la humedad y la lluvia en las provincias atlánticas, especialmente en las Rías Baixas.

Y de la misma forma que el nordés se seca en su viaje hacia el sur, el viento del suroeste lo hace hacia el norte. Por ello, en un día típico del invierno gallego, gris y lluvioso, el mayor número de horas de insolación se registran en la zona de A Mariña, al revés que cuando dominan las altas presiones.

La diferencia de insolación entre el extremo norte y sur supera las mil horas al año

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

A Mezquita, el lugar más soleado