«Quedades todos convidados a ver como derriban a miña vida»

Un vecino de A Merca protesta por el derribo del inmueble donde vive y donde tiene su panadería, con cuatro empleados


Ourense

Orlando Blanco López se quedará el 1 de octubre sin casa y sin trabajo. La Axencia de Protección da Legalidade Urbanística (APLU) le ha comunicado que ese día derribará la vivienda que empezó a construir hace casi veinte años en Parderrubias (A Merca). Orlando ha decidido colocar un enorme cartel en su fachada, visible desde la carretera de Celanova, la OU-540, en el que anuncia el derribo e invita a «todas as autoridades» a asistir al «espectáculo».

Al llegar al inmueble, su propietario aparece cubierto de harina. Está trabajando. Allí no tiene únicamente su vivienda, también está su medio de vida y el de sus cuatro empleados. En el bajo de su casa está la Panadería Orlando. Los hornos y todo el equipamiento que compró para el negocio caerán también bajo la piqueta porque él no lo piensa mover de allí. Usado, el material pierde valor y, además, pesa toneladas y no tiene donde guardarlo: «Queda aí, ninguén o quere. É que o problema non é so a casa. Se fora so iso, xa a tiña tirado hai anos. É que disto viven catro familias. Están derribando a vida de catro familias».

El día 1 de octubre terminará un largo proceso administrativo y judicial que comenzó en el año 2005. Según asegura Orlando Blanco, la persona que le vendió la finca le dio un documento del Concello que garantizaba que podía construir allí. El problema es que, unos años después, el Ayuntamiento aprobó un plan urbanístico y esa zona quedó como no edificable. «Paralizáronme a obra cando a casa xa levaba cinco ou seis anos feita», lamenta el propietario, que entre la construcción y los gastos de su defensa afirma haber perdido más de 200.000 euros.

Ahora, con 55 años, se ve sin ese dinero, sin casa y sin trabajo. Colocar el cartelón en la fachada del inmueble es un pequeño consuelo para él. «Eu sei que a miña vana tirar, que xa non ten solución, pero a ver se se enteran de que están derribando a vida das familias», dice Orlando Blanco, que argumenta que la mayor parte de las construcciones que tira la Xunta de Galicia son viviendas unifamiliares: «Se non son legais, ¿por que as deixan facer? Agora, tantos anos despois, tíranas. ¿Por que non o fixeron cando se estaban facendo?».

A falta de estudiar con más profundidad el caso, debido a que ayer no estaban disponibles los responsables directos de la APLU, desde la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio apuntan únicamente que, desde que se inició el proceso, en el año 2005, el propietario tuvo tiempo para efectuar él mismo el derribo de la construcción. Cabe destacar, por otra parte, que ninguno de los recursos administrativos ni judiciales planteados por Orlando Blanco fueron atendidos en las distintas instancias en las que los presentó.

El alcalde, condenado precisamente por no tirar una casa

La Voz trató sin éxito de recabar la opinión sobre este asunto del alcalde de A Merca, Manuel Jorge Velo, del Partido Popular. «Estas son as solucións que propón o PP para as vivendas que eles mesmos deixan construír», dice el cartelón colocado en la fachada de la casa de Orlando. Se da la circunstancia de que el regidor está condenado en firme por prevaricación por no cumplir la orden de derribo de un inmueble. Aunque está inhabilitado por la Justicia para ejercer su cargo, aún no ha dimitido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
54 votos
Comentarios

«Quedades todos convidados a ver como derriban a miña vida»