El gobierno de Baltar rechaza coordinar una estrategia contra la despoblación

El ejecutivo popular también descarta la propuesta de un circuito de automovilismo


Ourense

Ourense ha perdido más de 123.000 habitantes en los últimos cuarenta años y el PSOE defendió ayer una moción en la Diputación ourensana que reclama la puesta en marcha de una estrategia provincial para tratar de frenar esa sangría demográfica. La propuesta fue rechazada por la mayoría absoluta del gobierno provincial del PP, que argumentó que ya está trabajando en esa línea.

Juan Anta, portavoz de los populares en este asunto, tildó la moción de los socialistas como una «carta aos Reis Magos» y vinculó la presentación de esta iniciativa con la proximidad de las elecciones municipales. Alegó, además, que los gobiernos de la Xunta y de la Diputación están poniendo en marcha medidas encaminadas a frenar la despoblación y citó la creación de casas-nido, el plan de transporte para el rural, la creación de centros de mayores, las aportaciones provinciales para servicios sociales municipales o las ayudas a la natalidad que concede la Diputación, entre otras.

El portavoz del PSOE, Francisco Fraga, lamentó el voto en contra de los populares e hizo hincapié en que el único modo para frenar la sangría demográfica no sadrá de una iniciativa únicamente del gobierno popular, sino de una estrategia coordinada con todos los actores y Administraciones implicadas. Democracia Ourensana sí apoyó la moción del PSOE y puso en cuestión la afirmación de que la llegada del AVE puede ser un revulsivo demográfico. Según dijo su líder, Gonzalo Pérez Jácome en Zamora ya tienen alta velocidad y no ha cambiado nada. De hecho, a su juicio, ni siquiera las obras han modificado sustancialmente la situación en municipios como A Gudiña y, para tratar de demostrarlo, llamó en plena sesión a un vecino de la localidad y puso el teléfono junto a su micrófono para que lo escuchara la corporación. Finalmente, el BNG se abstuvo, aunque su portavoz culpó de la «desertización» del rural al gobierno popular: «Desde que vostede é presidente -dijo, dirigiéndose a José Manuel Baltar- más de 7.000 persoas tiveron que abandonar a provincia. Algunha responsabilidade terán».

La moción del PSOE fue rechazada, al igual que otra presentada por Democracia Ourensana para pedir la creación de un polígono de industrias agropecuarias en la zona de Monte Medo. Armando Ojea, de DO, explicó que medidas como esta servirían, precisamente, para fijar población en el rural. En este caso, tanto el PP como el PSOE votaron en contra. Los populares argumentaron que ya están trabajando en un proyecto similar en la zona de A Limia y los socialistas pusieron en duda la utilidad de este tipo de iniciativas. En su lugar, según dijeron, sería necesario promover la utilización del suelo industrial que ya hay libre en la provincia para ese tipo de actividades.

Centro para discapacitados

En lo que sí hubo unanimidad fue en una moción propuesta por la plataforma ProCAPD para urgir la ejecución del centro de atención a personas discapacitadas prometido por la Xunta en Ourense. Tomaron la palabra familiares afectados y todos los grupos les mostraron su apoyo. Posteriormente, el gobierno autonómico difundió un comunicado en el que dijo que las obras se licitarán en la primera mitad del 2019.

Por otra parte, en la sesión se aprobó el reparto de subvenciones para la contratación de personal de servicios sociales, un asunto que fue aprovechado por la oposición para criticar que queden fuera los ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes. Esos, según el PP, reciben la asistencia técnica y jurídica de manera gratuita directamente del personal de la Diputación. Entre otros asuntos, se aprobó también el convenio con la entidad estatal Red.es para poner en marcha un proyecto de «turismo inteligente» que supondrá una inversión de tres millones de euros.

La violencia machista, arma arrojadiza en el debate político

Que la violencia machista es un asunto de máxima gravedad es algo en lo que casi todos coinciden. Sin embargo, el debate de una moción del PSOE pidiendo la adhesión de la Diputación a la campaña «En negro» se convirtió en el más polémico del pleno. El gobierno popular rechazó la propuesta al asegurar su diputada Montse Lama que la iniciativa parte de una plataforma «que crea En Marea». Además, Lama dijo que quien debe actuar es el Gobierno de Pedro Sánchez, al que acusó de un «asalto á Moncloa». Esa referencia encrespó a la oposición, que lamentó mensajes así en este debate. Especialmente expresiva fue la reacción del socialista Ignacio Gómez. «Está moi mal», dijo fuera de micro, algo que la diputada popular entendió como un acto de «violencia de xénero». «Al utilizar su condición de mujer flaco favor le hace al feminismo», remachó después el líder de DO, Gonzalo Pérez Jácome. Montse Lama se definió como una feminista y Ramiro Rodríguez, del BNG, invitó a las «mulleres do PP» a no ponerse flores, «e menos nesta casa».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El gobierno de Baltar rechaza coordinar una estrategia contra la despoblación