El PP presiona al Gobierno central para agilizar las infraestructuras pendientes

El popular Celso Delgado pide plazos para las obras prometidas en la provincia


Ourense

En los últimos días el Gobierno central ha lanzado dos noticias que reactivan infraestructuras fundamentales para Ourense: la licitación de la adaptación de las vías de la estación de tren para la llegada del AVE, que costará 16,9 millones, y la aprobación del proyecto definitivo del tramo Eirasvedras-Quintela, que se prevé licitar en 30,2 millones y que permitirá, además, poner en marcha el bulevar termal en el ramal de entrada a la ciudad por la N-120. Quedan, no obstante, otros proyectos por ejecutar en la provincia y, pese a las dificultades que implica el hecho de que el Estado esté funcionando con sus presupuestos prorrogados, el PP ourensano ha decidido presionar al Gobierno central para agilizar las infraestructuras pendientes.

Desde el inicio de la legislatura hasta el pasado mes de enero, el diputado Celso Delgado había presentado siete preguntas orales para su respuesta en comisión, pero en las últimas semanas el representante ourensano ha presentado otras nueve. Ese refuerzo de su actividad parlamentaria se debe, según dice, a una estrategia de «seguimiento periódico a las inversiones previstas en Ourense». Delgado explica que, por cauces internos, se interesa asiduamente por las infraestructuras pendientes en la provincia, pero ahora ha optado por esta vía. En estos casos, las respuestas del Gobierno serán públicas.

Varias de las preguntas formuladas por el diputado del PP ourensano tienen que ver con el AVE, aunque estas son precisamente las obras que menos peligro corren ante la prórroga de los presupuestos, asegura. El ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) tiene sus propias vías de financiación y tanto la estación como los tramos que quedan por terminar podrán ejecutarse sin necesidad de que haya unas nuevas cuentas aprobadas, según dice Delgado, que destaca el reciente anuncio de la licitación de la adaptación de las vías a la llegada del AVE, confirmado ayer con su publicación en el Boletín Oficial del Estado. Por otro lado, la Xunta licitió ayer los trabajos de dirección y coordinación de seguridad y salu de la obra de la terminal de autobuses.

«Hay una aceleración clara en el ritmo», concluye el diputado, que ha pedido información concreta sobre la evolución de las obras desde Zamora a Galicia (con especial interés en los plazos previstos para el cambiador de anchos en Pedralba de la Pradería) y por el estado del proyecto de la estación de A Gudiña.

Celso Delgado se ha interesado también por las infraestructuras viarias pendientes, como por ejemplo la A-56 a Lugo. A este respecto, el diputado destaca la reciente aprobación del proyecto definitivo del primer tramo de la autovía, que también lo es de la conocida como variante norte, entre Eirasvedras y Quintela. Esa actuación permitirá liberar de tráfico a la N-120 y, de ese modo, podrá reactivarse el bulevar termal (el gobierno municipal prevé convertir el ramal de entrada a la ciudad de la carretera nacional en una vía de doble sentido que facilite el acceso a las pozas públicas).

Existen, no obstante, otras carreteras pendientes de recibir impulso por parte del Gobierno central y Delgado también espera recibir respuesta sobre ellas. Se refiere, por ejemplo, a la autovía A-76 (Ourense-Ponferrada) o a la circunvalación de O Barco de Valdeorras, que permitirá liberar al casco urbano de la villa barquense del tráfico pesado del sector pizarrero. Ambas actuaciones estaban reflejadas en los presupuestos del año 2017, de modo que la prórroga de las cuentas «no tendría por qué representar un problema». En todo caso, el diputado popular admite que el hecho de no tener presupuestos «no nos beneficia a nosotros ni a nadie».

La ejecución presupuestaria hasta septiembre fue del 59, 43 %

Las dificultades a las que se está enfrentando el Gobierno central para aprobar unos presupuestos este año podrían afectar a la ejecución de las infraestructuras previstas en la provincia. Sin embargo, el hecho de que un proyecto aparezca en las cuentas tampoco es garantía de que vaya a ejecutarse. A falta de tres meses para cerrarse el ejercicio 2017, la ejecución presupuestaria de las inversiones programadas para Ourense era del 59,43 %.

Así aparece reflejado en la respuesta gubernamental que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha dado a una pregunta formulada por la diputada ourensana del PSOE, Rocío de Frutos. Los Presupuestos Generales del Estado del año pasado preveían una inversión territorializada de 11,7 millones de euros, pero hasta el 24 de septiembre se habían gastado solo 6,9 millones de euros.

Si se analizan exclusivamente los datos referidos al Ministerio de Fomento, cabe destacar que la ejecución presupuestaria se queda en un 32,67 %. El Gobierno no llegó a gastar, hasta la fecha citada, ni un euro en proyectos como la variante norte (que contaba con una asignación de 3,7 millones de euros) o como la rehabilitación del firme de la autovía A-52 (1,1 millones). Tampoco se gastó lo previsto para el nuevo enlace de A Rúa a la N-120, ni para la rehabilitación del claustro del monasterio de Melón, por ejemplo. En el caso de la A-76, de los 5,8 millones previstos para el tramo A Veiga de Cascallá-O Barco solo se habían gastado 40.471,03 euros.

Datos actualizados

La diputada ourensana del PSOE, Rocío de Frutos, ha presentado nuevas preguntas para que el Gobierno actualice esos datos y para conocer la ejecución final que tuvieron las partidas presupuestarias previstas para Ourense en el año 2017, aún sin respuesta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El PP presiona al Gobierno central para agilizar las infraestructuras pendientes