La plataforma pro A-76 rechaza cambiar el trazado hacia la A-52

Defienden que la autovía está en marcha y el paso por Monforte decidido


O barco / la voz

La propuesta del alcalde de A Rúa de pedir la construcción de un enlace entre la localidad con la A-52 como alternativa mientras la A-76 no es una realidad fue rechazada ayer por los portavoces de políticos y empresarios valdeorreses en la plataforma en defensa de la autovía Ourense-Ponferrada. El presidente de Aeva, Javier Rodríguez, y el alcalde de O Barco, Alfredo García, coincidieron en señalar que no es el momento de pedir nuevas infraestructuras, y que el trazado ya está cerrado. Queda la salvedad de Ribeira Sacra, que además no afecta todavía porque falta mucho para llegar a ese punto en el trazado. Pero nada de dividir las peticiones. El tema está -defienden- encarrilado, y no caben movimientos.

«No entendemos otra posibilidad que el trazado que está decidido ya», respondía el presidente de la patronal sobre un posible desvío, aunque fuese como medida temporal, por A Gudiña. «En la última reunión, el secretario general de Infraestructuras, Manuel Niño, nos dijo que los proyectos ya se están redactando, y que aunque habrá un nuevo plazo de alegaciones a un tramo en Ribeira Sacra, el resto del trazado sigue igual», añadía Rodríguez Paradelo. Según lo avanzado por Niño, únicamente en ese punto habrá posibles cambios. En Montefurado (Quiroga), donde también han surgido protestas pidiendo alejar la autovía del túnel romano (según la plataforma en contra del trazado, pasará a apenas 150 metros), el tramo ya está decidido. «La autovía va para adelante y va por ahí; no entendemos otra posibilidad», añadía.

Tampoco era bien recogida la propuesta por el alcalde barquense. Alfredo García, que representa a los políticos de la comarca en la plataforma, resaltaba que «desde la plataforma hemos dejado claro que vamos a centrarnos en la A-76» y apuntaba a que, además, «esa posibilidad no se ha hablado nunca, ni se ha planteado siquiera». Descartaba pedir la autovía hacia A Gudiña, «porque si se piden dos, al final nos van a dejar sin ninguna». Además, al igual que Rodríguez Paradelo, incidía en que «la A-76 ya está en marcha». Se trata, según recordó, en una infraestructura básica para la comarca, por ser el nexo de unión con la A-6, hacia la Meseta y también hacia A Coruña, y porque «a la parte de Galicia se va por Ourense». Por eso, añadía, «el objetivo fundamental es ese, y no deberíamos desviar la atención».

García no descartaba, no obstante, pedir mejoras en la carretera OU-533, que une A Rúa con A Gudiña. «Pedir que se mejore esa carretera, e incluso que se haga una circunvalación en Viana, nos parece bien; pero eso ya depende de otra administración, porque esa es una carretera de la Xunta», señalaba.

El alcalde de A Rúa, Avelino García, lanzaba la idea del trazado alternativo en respuesta al barómetro elaborado por Sondaxe para La Voz sobre las autovías a Lugo y Ourense. Casi la mitad de los ourensanos las calificaron como prioritarias. García también considera vital la A-76 para Valdeorras, según decía, pero apostaba por la conexión con la A-52 ante las protestas surgidas en Montefurado y Ribeira Sacra y la demora que un nuevo plazo de alegaciones puede tener para el proyecto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La plataforma pro A-76 rechaza cambiar el trazado hacia la A-52