«Es una persona que quita las penas cantando»

Modesta Piñeiro celebró sus 101 años de edad


ourense / lA voz

«Es una persona que quita las penas cantando. Cuando mi otra abuela se entristece y se deprime por la demencia que padece, ella le canta y le toca las palmas. Le dice que cante, que las penas espanta. Y a su consuegra no le queda más remedio que echarse a reír y dejar de llorar». Así describe Pepi Rodríguez a su abuela paterna, Modesta Piñeiro Cid, que acaba de cumplir los 101 años este fin de semana. Porque -aunque la fiesta grande familiar tuvo lugar cuando alcanzó la centena y este año algunos no han podido acudir a la cita- no han querido dejar de celebrar que siga acumulando momentos y derrochando vitalidad.

Con cuatro nietos y seis bisnietos, es una mujer que pasó toda su vida trabajando en el rural, «con su ganado y sus vaquitas», según explica su nieta por teléfono. Hasta que consiguió jubilarse, disfrutar del campo y de días más tranquilos y rodeada de los suyos.

Vivió siendo totalmente independiente para sus tareas domésticas hasta los noventa años y aún conserva el buen humor que tenía y «la cabeza perfectamente amueblada».

Nació en O Rañadoiro -perteneciente a la parroquia de Pardavedra en el concello de A Bola, -en 1916, desde donde vio cambiar el mundo y resistió a las malas épocas que el siglo XX trajo consigo. Pero desde hace algunos años se ha mudado a San Pedro, perteneciente al mismo concello, para estar acompañada de sus tres hijos, que se turnan para cuidarla. «Tiene la ventaja de contar con dos hijos más, aparte de mi padre, que la miman y la quieren mucho. Y está en un pueblo donde la gente es muy dulce y viene a verla y a preguntarle cómo está continuamente, porque ella se la gana a pulso también».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Tags
Comentarios

«Es una persona que quita las penas cantando»