El chef Flavio Morganti abre un nuevo restaurante en Ourense, donde fusiona Italia y Galicia

María Doallo Freire
María Doallo OURENSE

OURENSE

Nicola y Flavio Morganti, en el nuevo restaurante que han abierto en Ourense, Domenica Ostería
Nicola y Flavio Morganti, en el nuevo restaurante que han abierto en Ourense, Domenica Ostería Santi M. Amil

Domenica Ostería es un local en el que el cocinero y su hijo Nicola proponen platos de pasta fresca, pinsas y hamburguesas

05 jun 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

El chef italiano Flavio Morganti recuerda con cariño que ya han pasado treinta años desde que abrió su primer negocio de hostelería en Ourense. Fue el Baviera, en la calle Valle Inclán. Después de ese llegaron un buen puñado de aventuras gastronómicas como el restaurante Mamma Mía, el Galileo o la tapería Galigola, situada en los vinos de la ciudad. El último proyecto en el que se embarcó, La Galleguita, nació tras la pandemia y ya en alianza con su hijo, maestro pastelero, Nicola Morganti, propietario del obrador La Pinsa de Nico. Padre e hijo se desvincularon del negocio, ubicado en la carretera de Castadón, hace más de un año y ese fue el tiempo que dedicaron a diseñar el nuevo restaurante que acaban de abrir en la ciudad. Se trata de Domenica Ostería y está situado en el local donde se encontraba el Dieciocho, en el número 18 de la calle Curros Enríquez.

«Esto es un negocio con alma. Lo que en Italia conocemos como oste es precisamente el hostelero, la persona que le da sentido. En nuestro caso esto es un proyecto familiar y por eso todo lo que ofrecemos tiene una mezcla entre gastronomía gallega e italiana, que son directamente nuestros orígenes», afirma Flavio. «Es una propuesta basada claramente en toda nuestra trayectoria en la ciudad», añade. Por eso mismo en la carta de Domenica están presentes algunos de los platos más conocidos de la cocina de Morganti, como sus raviolis de lacón con grelos, el vitel toné o la pasta fresca a la carbomamma. «Mezcla la receta tradicional de la carbonara con la de una salsa que mi madre nos preparaba siempre de niños», apunta. La pasta es una de las protagonistas del proyecto y puede encontrarse con gorgonzola, con trufa o con pesto genovés. Además elaboran platos para compartir como nachos, crujientes de pollo, carpachos y hasta ceviches.

En el menú está muy presente también el trabajo de Nicola en su obrador. La carta incluye una docena de opciones para disfrutar de la pinsa y también hay hamburguesas y focaccias. «Trabajamos con un tique medio asumible y estamos dirigidos a personas de todas las edades. Creo que hemos conseguido dar vida a un concepto desenfadado, original y para toda la familia», apunta Nico. En su carta hay además opciones de carne a la plancha y también steak tartar. Los clientes podrán acompañar esos platos con bebidas gallegas e italianas. En Domenica sirven cerveza Peroni, aperitivos como Aperol Spritz y vinos de distintos puntos de España destacando, cómo no, los de las cuatro denominaciones ourensanas.

El local, que ya está funcionando, abrirá sus puertas todos los días desde el vermú hasta la cena. «Queremos diferenciarnos del concepto de cafetería, por respeto también a todas las que hay ya en esta zona. Por eso nuestra cocina siempre estará abierta con una pequeña carta en la que se incluyen platos para compartir o para picar, perfectos para meriendas», apunta Flavio.

El lado dulce de Domenica sigue el mismo concepto del restaurante, con esa mezcla de Galicia e Italia. Hacen torrija con helado de nueces, pero también tiramisú y panna cotta.