Dejaron «inhabitable» el piso que alquilaron en Celanova tras romper los muebles y verter excrementos de animales

La Voz OURENSE/ LA VOZ

OURENSE

Entrada principal del edificio judicial de Ourense
Entrada principal del edificio judicial de Ourense M. FERNÁNDEZ

Una madre y su hijo estaban acusados de provocar los daños, si bien la progenitora falleció

10 ene 2024 . Actualizado a las 05:00 h.

Del delito de daños que la Fiscalía de Ourense imputaba a dos acusados, madre e hijo, solo podrá responder el más joven. La reciente defunción de su progenitora hará imposible que rinda cuentas ante la justicia por un caso que fue denunciado en el año 2021 y que este martes debía ser juzgado en Ourense. No pudo ser, y por varios motivos.

Así, uno de los abogados personados solicitó la suspensión al comunicar que se sumaba a la huelga que desde hace semanas han convocado los letrados del turno de oficio. Por otro lado, no fue posible comunicar con el acusado, que se encuentra en Cataluña y debía comparecer por videoconferencia. Por si fuera poco, tampoco la principal testigo de cargo, la dueña de la casa, estaba en condiciones de declarar, ya que se encuentra enferma.

Ante este panorama la magistrada del Juzgado de lo Penal 1, Susana Conde, no tuvo más camino que fijar un nuevo señalamiento. Será en mayo, si no hay nuevos imprevistos, cuando se diriman las responsabilidades penales de un caso que se remonta al mes de marzo del 2018. Según recoge el escrito de acusación, en esa fecha la titular de una vivienda de Celanova firmó un contrato de alquiler con los acusados, que residieron en la casa hasta el mes de enero del 2021. En esa fecha abandonaron la vivienda, si bien se sospecha que antes de hacerlo y «movidos por la intención de menoscabar el patrimonio ajeno», causaron graves desperfectos que dejaron la casa «inhabitable». Así, habrían roto camas, sofás y estufas. Además, cuando la dueña accedió a su propiedad se encontró con que estaba llena de basura, con excrementos de animales y otros residuos.

De esta conducta deberá responder el hombre que ocupó la casa, para el que la acusación pide una multa de 3.600 euros, más la responsabilidad civil.