Se enfrenta a 22 años de cárcel por agresión sexual a una anciana y varios robos

La Voz OURENSE

OURENSE

Sede de la Audiencia Provincial de Ourense
Sede de la Audiencia Provincial de Ourense IAGO CORTÓN

Al hombre, que lleva quince años en prisión, se le imputan varios delitos cometidos en el mes de julio del 2017 en la comarca de O Ribeiro

16 nov 2023 . Actualizado a las 11:18 h.

La Audiencia Provincial de Ourense juzgará la próxima semana el caso de un hombre de 38 años y nacionalidad portuguesa que lleva en prisión desde el 27 de julio del 2007. En esa jornada se le detuvo como presunto autor de un delito de agresión sexual y lesiones a una vecina de O Ribeiro a la que también robó. De hecho, ese fue el primer delito que cometió tras introducirse en la vivienda de la víctima. Eran las tres de la madrugada y, colocándole un cuchillo de 16,5 centímetros en el cuello, la amenazó de muerte si no le daba todo el dinero que tuviera. La mujer, nacida en 1929, le entregó 80 euros, pero el hombre decidió entonces meterla en el dormitorio y, sin dejar de esgrimir el cuchillo, exigirle que se desnudase. Luego le tapó la boca, la penetró vaginal y analmente, la manoseó y le mordió los pechos. Además de las lesiones físicas causadas durante esos hechos, la mujer arrastra secuelas psíquicas. Por lo ocurrido en ese domicilio el hombre se enfrenta a una condena de 19 años de prisión, 15 por la agresión sexual y otros cuatro por el de robo con violencia. Piden para él además una multa de 12 euros al día durante dos meses y 12.000 euros de indemnización —seis por el daño moral y otro tanto por las secuelas— a su víctima, a la que no podrá acercarse ni mantener ningún tipo de comunicación durante 23 años.

Pero además este hombre se enfrenta a otros dos cargos por los que podría sumar tres años y tres meses más de prisión. Se le imputa un delito de robo con fuerza y otro de hurto que habría cometido durante ese mismo mes. En concreto se le acusa de haber accedido el 7 de julio a un inmueble de O Ribeiro en el que había un establecimiento de hostelería. Forzó los soportes de fijación de los cristales de una ventana que estaba a dos metros de altura para entrar. El botín incluyó dinero en efectivo, joyas y ropa.

Pocos días después, el 18 de julio, consiguió también acceder al interior de un domicilio de la zona a través de la ventana de un baño que estaba abierta y a tan solo un metro de altura desde la calle. Se llevó un móvil y varias joyas de oro —colgantes, medallas y cadena— cuyo valor pericial asciende a 1.097 euros, según la acusación.