El plan único, la gran novedad de los primeros presupuestos de Luis Menor en la Diputación de Ourense

Miguel Ascón Belver
Miguel Ascón OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Luis Menor, llegando con su equipo al último pleno de la Diputación ourensana.
Luis Menor, llegando con su equipo al último pleno de la Diputación ourensana. MIGUEL VILLAR

El gobierno se compromete a incrementar los fondos para repartir entre los concellos con futuras modificaciones presupuestarias

11 nov 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Después de semanas de trabajo interno y también de negociaciones con la oposición, el nuevo presidente de la Diputación ourensana, Luis Menor, presentó este viernes a los grupos políticos sus primeros presupuestos. Serán los más altos de la historia, con 96.050.000 euros, y por primera vez en la última década no acaban en siete, el número preferido del expresidente José Manuel Baltar. Pero esa no es la única señal que indica un cambio de ciclo en la Diputación ourensana ya que la gran novedad es la implantación de un plan único dotado con 13,9 millones de euros que repartirá los fondos de la institución entre los ayuntamientos de la provincia con criterios objetivos, basados en la población, número de núcleos, superficie e índice de envejecimiento.

Desaparecen de los presupuestos los planes que repartían cantidades exactas para cada ayuntamiento sin importar sus características concretas, entre ellos el plan provincial de obras, que entregaba 51.000 euros a cada concello. Tampoco seguirán existiendo los programas de juventud, empleabilidad o desbroces. Además, queda reducido el margen de maniobra del ejecutivo provincial para conceder subvenciones directas, sin concurso. A cambio, los gobierno locales, sin importar su color político, sabrán antes de empezar el año cuánto dinero les transferirá la Diputación y podrán destinarlo a lo que consideren más adecuado en sus municipios.

Este nuevo plan único —que ya existe desde hace años en el resto de las instituciones provinciales gallegas— aparece con una dotación económica de 13,9 millones. Sin embargo, el presidente, Luis Menor, se ha comprometido con los grupos de la oposición a que las futuras modificaciones presupuestarias —que tradicionalmente movilizaban millones de euros en subvenciones directas— repartirán el dinero entre los concellos siguiendo esos mismos criterios de habitantes, número de núcleos de población, superficie e índice de envejecimiento.

Oposición e Inorde

Esos 13,9 millones con los que arranca el plan único son insuficientes a ojos de la oposición, que pedía una dotación económica mayor. En cualquier caso, los grupos políticos deben todavía analizar en detalle la documentación presupuestaria que recibieron ayer antes de fijar una posición. El próximo miércoles se celebrará una comisión informativa en la que se debatirán por primera vez los presupuestos y la votación definitiva será en el pleno del viernes día 24. Ayer desde el PSOE remarcaban que esperaban un reparto de fondos más ambicioso porque los planes de las diputaciones de A Coruña, Pontevedra e incluso Lugo son más cuantiosos que el que propone Menor. Inicialmente el grupo socialista reclamaba un 22 % del presupuesto, aunque rebajó sus pretensiones. «Fomos flexibles», dicen.

El BNG, por su parte, arrancó las negociaciones con la reivindicación de un plan único dotado con 25 millones de euros. Consideran que se trata de una cuantía adecuada, teniendo en cuenta que los presupuestos totales de la Diputación ascienden a 96 millones y que el incremento real del dinero disponible para el reparto proporcional entre los concellos es aproximadamente de 6,4 millones (ya que el resto de los fondos consignados para el plan único provienen de la eliminación de las viejas líneas de cooperación).

El grupo nacionalista ya presentó una enmienda contra los presupuestos del Inorde (Instituto Ourensán de Desenvolvemento Económico), que ascienden el año que viene a 2,8 millones y que fueron aprobados inicialmente ayer por su consejo rector. El BNG pedía cambiar «radicalmente» el sentido de la entidad.

Los gastos corrientes y de personal consumen un 64,32 % del dinero

Obviando la implantación del plan único para el reparto de fondos entre los ayuntamientos, la estructura básica de los presupuestos de la Diputación para el año que viene no varía sustancialmente. Así, la mayor parte del dinero de la institución provincial va a parar a su funcionamiento ordinario, es decir, a gastos corrientes y de personal, que suman el 64,32 % del total. Para transferencias corrientes, que es donde se incluye el plan único, quedaría un 21,92 %.

Por otra parte, en materia de ingresos queda de nuevo patente la dependencia que las diputaciones tienen de las aportaciones de otras Administraciones, especialmente del Estado. Ese es el origen de 80,3 de los 96 millones que gestionará la institución provincial ourensana el próximo año. Via tasas o impuestos directos e indirectos, la Diputación prevé ingresar en el 2024 cerca de 15 millones.