Aceites Abril y los vecinos de Tui reivindican las calabazas gallegas por Samaín

La Voz OURENSE

OURENSE

Telmo Alfaya, Carlos Picho del Bar Pancho Cultural y Juan Carlos Bou en la parroquia de Randufe en Tui
Telmo Alfaya, Carlos Picho del Bar Pancho Cultural y Juan Carlos Bou en la parroquia de Randufe en Tui CEDIDA

La compañía ourensana lanza una campaña publicitaria para contraponer este modelo con el anglosajón de Halloween

24 oct 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

Aceites Abril lanza este mes de octubre una nueva campaña con motivo del Samaín, bajo el paraguas de Haciendo Mejor a los Mejores. Esta vez lo hace de la mano de los vecinos de Tui y la Feira da Cabaza, impulsando Samaín y reivindicando la riqueza agraria de esa zona. Por eso, esta campaña está protagonizada por los máximos defensores de esta feria: Telmo Alfaya, Carlos Picho del Bar Pancho Cultural y Juan Carlos Bou en la parroquia de Randufe en Tui.

La compañía ourensana reivindica la festividad del Samaín, que en Galicia marcaba el fin de la temporada de la cosecha y el comienzo del invierno, frente a la celebración estadounidense, conocida como Halloween.

La recuperación de la Feira da Cabaza es una iniciativa que surge de la mano de Telmo Alfaya, Carlos Picho del bar Pancho Cultural y Juan Carlos Bou en la parroquia de Randufe en Tui. «queremos impulsar la puesta en valor del rural en general y la promoción del cultivo de la calabaza en particular; a la vez que recuperamos una antigua feria que formaba parte de esta villa», explican. De hecho, la calabaza se identifica con el comercio de Tui y tuvo un gran peso en la historia agraria en la comarca del Baixo Miño.

Este año la tercera edición de la Feira da Cabaza de Tui incluye en su agenda una exposición y venta de calabazas, gastronomía, talleres familiares de preparación de calabazas de Samaín y degustación de recetas con éstas.Enrique Paredes, de Aceites Abril, indica: «Antes de que llegara la influencia de Halloween, en Galicia ya se tallaban los ojos y bocas y se decoraban las calabazas, caveiras o calacús o se hacían collares de zonchos o castañas cocidas». Desde la firma ourensana abogan por impulsar una iconografía propia de estas fechas en Galicia, recuperar los antiguos collares de zonchos o las numerosas variedades de calabazas: la cucurbita (la naranja, más reconocida por todos) pero, también, la violín o cacahuete, la vinatera, la verrugosa o italiana, la de bellota, la de cuello torcido o la de cabello de ángel y, de algún modo, contraponerlo al Halloween anglosajón y recuperar esta antigua festividad tan ligada a los ciclos del agro.

En muchas ciudades y pueblos gallegos aún se conservan muchas de estas tradiciones, en Cedeira son famosas sus máscaras de calabazas o melones anaranjados, los calacús en Baixo Miño y Rías Baixas, las bonecas con remolacha en Xermade, Lugo, en Quiroga las máscaras de calabaza que se dejaban secar para usarlas en el Entroido.