Veinte días después, sigue sin abrirse el plazo de alegaciones para la ordenanza de terrazas de Ourense

La Voz OURENSE

OURENSE

Imagen de archivo de terrazas en el casco viejo de Ourense.
Imagen de archivo de terrazas en el casco viejo de Ourense. MIGUEL VILLAR

El pleno aprobó inicialmente la norma el día 1 de septiembre, pero el acuerdo aún no se ha publicado en el boletín oficial

21 sep 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

El pleno del Concello de Ourense aprobó inicialmente el pasado día 1 de septiembre la ordenanza que regulará la instalación de terrazas en la vía pública por parte de los negocios de hostelería. Tal y como reflejaba ese acuerdo, el texto se sometería al trámite de información pública durante treinta días para que los interesados presentasen las alegaciones que considerasen oportunas. Sin embargo, ese plazo todavía no ha empezado a correr porque el anuncio no ha sido publicado en el Boletín Oficial de la Provincia.

La ordenanza puede consultarse desde este miércoles en el tablón de anuncios de la sede electrónica del Ayuntamiento. En el expediente aparece el certificado del secretario municipal sobre el texto acordado por el pleno del pasado día 1 de septiembre, que preveía «someter o acordo de aprobación inicial a trámite de información pública e audiencia aos interesados por prazo mínimo de trinta días hábiles, para a presentación de reclamacións e suxestións, mediante anuncio que se publicará no Boletín Oficial da Provincia».

Pese a todo, el tablón de anuncios publica ya varias alegaciones presentadas con carácter previo al trámite de consulta pública. Entre ellas, hay una de una asociación de hosteleros que reclama modular la ocupación del espacio libre en plazas y espacios abiertos entre el 50 % y el 75 % de la superficie disponible. El centro comercial Ponte Vella solicita, por su parte, una excepción que permita organizar actuaciones musicales o artísticas en la zona de la terrazas.

También hay alegaciones específicas de algunos hosteleros y de particulares sobre su situación concreta. Algunos de estos últimos muestran su preocupación por la concesión de licencias sin autorización de las comunidades afectadas.