Roban en el CHUO un bolso con objetos valorados en 9.000 euros y entran en casa de la dueña y se llevan joyas y complementos

M.R. OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Puerta del CHUO
Puerta del CHUO Santi M. Amil

La policía detuvo a las tres sospechosas del hurto, cometido mientras la acompañante de un paciente ingresado dormía en una habitación del hospital

24 ene 2023 . Actualizado a las 21:21 h.

Entraron en la habitación de un paciente ingresado en el CHUO mientras este y su mujer, que lo acompañaba, dormían. Les robaron un bolso con documentación y objetos personales valorados en 9.000 euros. Era la madrugada del 12 de enero cuando tres mujeres accedieron al hospital de Ourense, no con la intención de visitar a ningún enfermo, sino a la búsqueda de objetos de valor o dinero que hubiese a su alcance. En ese bolso sustraído, además de unos audífonos valorados en unos 6.000 euros, unas gafas de sol, dinero y joyas, estaba la documentación y las llaves del domicilio de las víctimas.

Las delincuentes continuaron su actividad en la casa de la mujer a la que habían robado en el hospital. De allí se llevaron más joyas y bolsos valorados en otros diez mil euros. La limpiadora fue la que descubrió que alguien había entrado en la casa en ausencia de los residentes. Tras la denuncia interpuesta, la Policía Nacional inició una investigación que dio sus frutos unos días después, con la detención de tres mujeres sospechosas del hurto y el robo con fuerza en el domicilio. Los arrestos se produjeron los días 18 y 19 de enero, informó la comisaría. Las tres ladronas eran conocidas de la policía. Una de ellas, la más joven, de 28 años, ingresó en prisión.

Los hurtos en el hospital, robos al descuido, se producen con relativa frecuencia como, explican desde el centro, en cualquier lugar público en el que hay mucha afluencia de gente y de acceso libre. En la misma jornada en la que se robó ese bolso, desaparecieron otras dos carteras del CHUO. En alguna época hubo grupos de los que se sospechaba o sabía que se dedicaban a los robos, pero al no superar las cuantías para ser considerados delitos graves, los ladrones quedaban en libertad y pronto se les veía de nuevo haciendo lo mismo, recuerda personal del recinto hospitalario.

Los vigilantes de seguridad hacen rondas por las plantas y el personal de enfermería también informa si observa algún movimiento extraño. Con todo, es cada persona la que debe estar pendiente de sus pertenencias y se recomienda dejar los objetos de valor a alguien que se los custodie si va a quedar ingresada. Los propios trabajadores del recinto hospitalario, indican, deben cuidar sus objetos personales dada la afluencia de gente.