La Policía Local de Ourense detecta 15 alcoholemias de media las noches del fin de semana

La Voz OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Vehículos de la Policía Local de Ourense en la zona de vinos del casco histórico.
Vehículos de la Policía Local de Ourense en la zona de vinos del casco histórico. Santi M. Amil

Los controles de tráfico generaron un centenar de denuncias en un mes

06 dic 2022 . Actualizado a las 13:11 h.

Las denuncias por alcoholemias al volante y los controles del botellón —para prevenir el consumo de alcohol, las peleas y otras infracciones y delitos en la vía pública— ocupan buena parte del trabajo de la Policía Local de Ourense durante las noches de los fines de semana. Durante el pasado mes de noviembre, los agentes municipales presentaron un mínimo de diez denuncias, de carácter administrativo o judicial, contra conductores que sobrepasaban las tasas de alcohol permitidas legalmente.

Todos los fines de semana, la Policía Local establece dispositivos de control de alcoholemia y drogas y siempre hay partes por estos motivos. Solo durante los operativos organizados durante las noches de viernes, sábado y domingo del mes de noviembre, la policía ourensana detectó a 61 conductores que dieron positivo por consumo de alcohol. La mayoría de los casos se tramitaron como denuncias administrativas, pero aquellos conductores que alcanzaron la tasa penal (0,60 mg/l en aire espirado) tuvieron que someterse a un juicio rápido. Estos controles son móviles y los infractores fueron detectados en diferentes calles de la ciudad.

No hay un perfil por edades, ya que cada noche de fin de semana se denuncia tanto a conductores veinteañeros como a sexagenarios. El fin de semana con más incidencias de este tipo fue el segundo de noviembre, con 17 conductores que dieron positivo en las pruebas de alcoholemia, bien por tasas susceptibles de denuncia administrativa bien por vía judicial. Otros tres casos de alcoholemias al volante se registraron en un control de seguridad y de tráfico específico que se organizó con motivo de la festividad local del san Martiño.

Casi todos los fines de semana hay también casos de positivos en los test de drogas. Ese fin de semana festivo hubo cuatro denuncias por consumo de estupefacientes previo a la conducción, pero las incidencias se dan no solo durante las noches del fin de semana, sino también de lunes a viernes y de día. Así, en un control conjunto entre Policía Local y Guardia Civil realizado en la N-120 y en la carretera de Vilar de Astrés, se pilló a cinco personas conduciendo después de haber tomado alguna droga cuyo consumo está prohibido por ser incompatible con guiar un vehículo y se detecta en los test. Asimismo, la policía ourensana realizó entre semana pruebas, por lo que los casos de positivos por alcohol se elevan en 19 más y los de drogas, en otros 18.

Pero no solo esta conducta peligrosa para el tráfico vial es la que vigilan las patrullas de la Policía Local durante el fin de semana, sino que los dispositivos preventivos se dirigen también a disuadir, o actuar si es necesario, cuando se presentan problemas de seguridad. Así, las noticias sobre reyertas o peleas durante la noche, algunas de gran agresividad y que acaban con personas seriamente lesionadas, han sido una de las preocupaciones, no solo del vecindario del casco histórico o de la zona centro, sino también de los cuerpos de seguridad.

La policía municipal contabiliza estas situaciones dentro de sus operativos para el control del botellón. Y casi todos los fines de semana hay algún caso de agresión que computar, aunque no siempre se denuncian. Noviembre registró seis agresiones en la ciudad en las que tuvo que intervenir la Policía Local. El fin de semana más complicado en este aspecto fue el tercero del mes, con hasta tres agresiones registradas, una de ellas en la plaza de la Estrela, en la que se identificó a dos heridos leves y dos presuntos agresores. Una pelea en la plaza de san Antonio, que se disolvió ante la presencia policial, o una agresión en la rúa Pizarro, con tres implicados, fueron algunas de las situaciones que registró la policía municipal en este período en los dispositivos especiales de vigilancia desarrollados en la ciudad durante las jornadas más concurridas para el ocio nocturno.