La compuerta de la presa de Vilamartín cedió por un defecto de construcción de uno de los anclajes

María Cobas Vázquez
m. cobas O BARCO / LA VOZ

OURENSE

ALEJANDRO CAMBA

Iberdrola ha comenzado a reparar el embalse de Santiago en Valencia do Sil

30 jul 2022 . Actualizado a las 08:58 h.

Iberdrola ha comenzado a reparar el embalse de Santiago en Valencia do Sil, en el Concello de Vilamartín de Valdeorras. Los trabajos en marcha son los aconsejados por los técnicos tras revisar a fondo la instalación después de que el pasado mes de febrero la compuerta central saliera despedida río abajo. Apareció a tres kilómetros, a la altura de Barxela (Petín) y cerca del embalse de San Martiño. «El origen es un defecto-fallo en uno de los anclajes de la compuerta», explican desde la compañía hidroeléctrica. Sería un problema derivado de la construcción, por lo que la empresa decidió reforzar los anclajes del resto de compuertas de la presa.

Esa actuación ya está en marcha y durará varios meses, según los cálculos de la empresa. El alcalde de Vilamartín, Enrique Álvarez Barreiro, sitúa un poco más el plazo. «A reparación da comporta principal probablemente quede para o ano que vén, porque aínda está sen facer», según la información que les transmiten desde Iberdrola.

Para poder trabajar en las compuertas, la empresa que explota el embalse ha tenido que bajar el nivel de agua. Se disminuyó un metro sobre la situación que había hace apenas un mes. «No se prevé ningún tipo de afección medioambiental por este motivo», apuntan desde la empresa, al tiempo que aseguran que un biólogo está realizando una vigilancia ambiental, y que esta se mantendrá mientras dure la situación. El alcalde, no obstante, matiza esa afirmación. «Os amieiros, que tiñan as raíces na auga, están secando porque quedaron en seco», señala.

Explican desde Iberdrola, además, que «en todo momento se garantizará el cumplimiento del caudal ecológico». También fueron precisas medidas de prevención de daños al cauce durante las labores de retirada de la compuerta. Los trabajos duraron varios días, ya que fue preciso trocearla para poder acercarla hasta la orilla del río Sil en la zona de la senda peatonal que une O Aguillón con A Reza (en A Rúa de Valdeorras). Iberdrola colocó una barrera anticontaminación para evitar arrastres de tierra provocados por la presencia de maquinaria pesada en el lecho del río.