El jeque bueno y el jeque malo

Luis Manuel Rodríguez González
Luis M. Rodríguez A BOTE PRONTO

OURENSE

28 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace ya varios años que los inversores extranjeros han protagonizado grandes debates en los mentideros del deporte internacional.

A pocos escapa la polémica de los clubes estado, con el emir de Catar actuando de modo directo al frente del Paris St. Germain, o la familia gobernante en los Emiratos Árabes Unidos al frente del Manchester City. Más recientemente incluso el príncipe heredero de Arabia Saudí ha entrado a comandar el accionariado del Newcastle United, otro de los clubes centenarios de la Premier League inglesa.

Y los nuevos proyectos deportivos —con dinero o sin dinero, que diría un trovador mexicano—, salen bien a veces y otras no tanto. Que se lo digan a la afición de Valencia, que no quieren oír hablar de Peter Lin y ni siquiera de Singapur. O a los de Málaga, que aún están buscando a su jeque, quien dejó más de un agujero en la contabilidad del club de la Rosaleda.

Lo del COB es más de andar por casa. Su inversor es un empresario madrileño al que no parece haberle ido mal con el negocio de las Herencias. Tablas tiene Pedro Fernández, incluso con caché televisivo vía reality y con facilidad de palabra a la hora de vender sus proyectos. Eso sí, al anterior consejo de administración no llegó a convencerlo y a la Diputación —uno de los accionistas mayoritarios del club— le ha generado «falta de confianza». En todo caso, ahora volará de forma más autónoma al frente de un desafío realmente complicado, llegar y besar el santo en una complicada LEB Oro. Veremos si el jeque es bueno o nos han vendido una moto.