Bien pagados

Ruth Nóvoa de Manuel
Ruth Nóvoa DE REOJO

OURENSE

17 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En una provincia como la de Ourense, con 92 ayuntamientos, muchos de ellos con menos de mil vecinos, no hay que fiarlo todo a los números, los porcentajes y las medias. Conviene más guiarse por el sentido común. Esta semana Hacienda nos contaba cuánto cobran nuestros alcaldes y a cuánto tocamos. El cotilleo no puede hacernos apartar la mirada de lo importante: la fiscalización que como ciudadanos debemos hacer de nuestros políticos. No se trata tanto de saber cuánto cobran, sino de valorar cuánto rinden. Porque para un alcalde rige lo mismo que para cualquier otro profesional: es mucho más caro el euro que se le paga a alguien que no es eficiente que el que recibe alguien que hace bien su trabajo. Por eso no deberíamos caer en demagogias acerca de lo abultada que es la nómina de quien manda en nuestro concello. Lo que nos tiene que preocupar es si amarga el sueldo y si hace bien el trabajo que le hemos encomendado -que es bueno que esté remunerado, y bien remunerado-.

Lo malo es que, aunque seamos los jefes de nuestros políticos, nuestra capacidad de control está limitada. Podemos ejercerla en las elecciones, pero son cada cuatro años y en las urnas se diluye nuestra capacidad de recompensa o castigo. Mientras tanto podemos rogarle a nuestros alcaldes que se miren al espejo y se pregunten si se ganan el sueldo. Habrá muchos que se queden tranquilos, pero a otros no les quedará más remedio que hacérselo mirar.