¿Por qué ir en tren de Ourense a Santiago es 7 euros más caro que desde Vigo?

Pablo Varela Varela
p. varela OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Varios grupos de viajeros, en la estación de tren de Ourense
Varios grupos de viajeros, en la estación de tren de Ourense Agostiño Iglesias

La fórmula del vehículo compartido gana peso, especialmente entre los universitarios

25 ago 2021 . Actualizado a las 13:18 h.

Tres o cuatro veces al mes, generalmente los viernes y por reuniones de trabajo, Antonio Capelán se desplaza desde Santiago de Compostela a Vigo, A Coruña y Ourense para cerrar encuentros comerciales. Comenzó yendo en tren, pero con el tiempo se las apañó con fórmulas alternativas. Por ejemplo, los servicios de Blablacar, útiles, a su juicio, «por compartir los gastos de gasolina y peaje». La pandemia alteró brevemente esta vía, que retomó recientemente y que usa, especialmente, al bajar a la ciudad de As Burgas. «El tren Avant que va de Santiago a Ourense, contando solo la ida, me costaría 17,70 euros. Y como generalmente voy con personas que viajan a el Bierzo o a Madrid, en coche solo pago la parte proporcional a mi trayecto, que es bastante más baja», apunta.

La ciudad de As Burgas sufre para conectarse por tren con el resto de urbes gallegas y, en cierta forma, la explicación apunta directamente a frecuencias y precios. Por poner un caso, el primer Avant que sale desde Ourense en dirección a Santiago arranca a las 7.55 horas y tarda, sobre el papel, 38 minutos. El coste es casi de 18 euros en caso de que el viajero solo realice la ida, y de 14,15 si compra ida y vuelta. Mientras tanto, el primer tren de media distancia que parte de Vigo rumbo a la capital gallega lo hace a las 6.40, llegando en una hora. ¿El precio? 11.50. Es decir, que un ourensano paga siete euros más por moverse hasta Santiago en tren por un margen de veinte minutos y con trayectos de una distancia similar, porque Vigo está a 93 kilómetros de la urbe compostelana y Ourense a 87.

Desde Renfe esgrimen que el tren Vigo-Santiago, al ser un media distancia convencional, «realiza paradas intermedias, mientras que el tren Avant que va de Ourense a Santiago lo hace de forma directa por una vía de alta velocidad». Además, aclaran, «el precio del billete va asociado al total de kilómetros y a la línea por la que circule». Y, por otro lado, apuntan al hecho de que «se intenta fomentar el uso recurrente del tren, a aquellos pasajeros que más viajes realizan durante la semana», de ahí la existencia de los bonos Avant, que a inicios de julio vieron extendida su fecha de caducidad hasta finales de año.