«Si se siente ruina o desesperación hay que contarlo; tiene solución»

Marta Vázquez Fernández
marta vázquez OURENSE / LA VOZ

OURENSE

M. V.

Los suicidios cuadruplican este año a las muertes en accidentes de tráfico en la provincia de Ourense

31 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace ya años que en la provincia de Ourense la víctimas de suicidios duplican a las de los accidentes de tráfico y la situación social derivada de la pandemia no ha contribuido a revertir esta triste estadística. Así, en el año en el que el coronavirus irrumpió en la vida de los ourensanos y obligó a todos los ciudadanos a someterse a limitaciones de movilidad nunca antes vistas, las muertes por autolisis volvieron a ser el doble que las provocadas por accidentes de tráfico. Hubo, según datos oficiales, catorce fallecidos en las carreteras frente a 31 suicidios. Este 2021, el fenómeno es más preocupante que nunca. Así, mientras las víctimas de los accidentes de tráfico en las carreteras de la provincia han sido cinco desde el mes de enero, ha habido en ese tiempo 23 ourensanos que se han quitado la vida de forma voluntaria. Así las cosas, los suicidios cuadruplican este año a las muertes por accidente de circulación, un porcentaje nunca antes visto y que preocupa en el ámbito sanitario.

Por ello, desde el Instituto de Medicina Legal de Galicia, Imelga, consideran que podría ser bueno para controlar situaciones de riesgo, y quizás evitar en algunos casos un desenlace fatal, el retorno de las consultas presenciales en atención primaria. «Es una pena que gente con patologías banales crea que no tiene solución y tome ese tipo de medidas», explica Julio Jiménez, responsable de la subdirección provincial del Imelga. En su opinión, recuperar el cara a cara entre el paciente con un problema de este tipo y su médico de cabecera es vital, pero con tiempos de consulta razonables, que permitan a los facultativos hacer una valoración psíquica certera. «No es posible si se cita a 50 personas en una mañana y con tres minutos para cada una», advierte. Y hace un llamamiento claro: «Es importante que todos los pacientes con sintomatología depresiva, ideas de ruina o desesperanza lo cuenten», incide el profesional, que recuerda que este tipo de situaciones «tiene solución sanitaria y el sistema tiene recursos para este tipo de situaciones».

Insiste, en este sentido, en que para valorar una situación de riesgo de suicidio «es importante la presencialidad» y recuerda también que existe una unidad específica para prevenir este tipo de casos con un número de teléfono en el que la atención es inmediata.