Aconsejan extremar la precaución en los viñedos por el mildiu

m. alfonso / l. díaz REDACCIÓN / LA VOZ

OURENSE

Racimo afectado por el oídio o «cinsa» en una viña de Doade, en una foto de archivo
Racimo afectado por el oídio o «cinsa» en una viña de Doade, en una foto de archivo ALBERTO LÓPEZ

Se han detectado síntomas de la enfermedad en algunas hojas e incluso en racimos

26 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Las condiciones meteorológicas no están siendo todo lo favorables que desearían los viticultores gallegos. La humedad, unida a las altas temperaturas, es el caldo de cultivo ideal para todo tipo de hongos y patógenos. De ahí que en la Estación Fitopatolóxica do Areeiro aconsejen extremar la vigilancia sobre el viñedo. Han aparecido síntomas de mildiu en las hojas de algunas parcelas, además de que se han detectado también casos de mildiu larvado que está afectando al racimo. Por eso resulta fundamental, en esta recta final de la cosecha, estar especialmente pendiente de la vid y actuar en consecuencia.

Los técnicos de Areeiro lanzaron ayer un nuevo aviso sanitario en el que recomiendan a los viticultores mantener la vigilancia sobre el mildiu. «Na observación levada a cabo esta semana apreciouse a aparición de síntomas abundantes deste patóxenos nas follas», cuenta el boletín. Pero es que, además, «tamén se percibiron síntomas de mildio larvado dos acios dalgúns predios, que nalgún caso chegaba a máis dun 25 % dos acios», añaden. Es por ello que aconsejan intensificar las labores de vigilancia, sobre todo, en las viñas que no hicieron un buen control de la vegetación o que no utilizaron adecuadamente los fungicidas, lo que dificulta la ventilación de los racimos y favorece esta enfermedad.

Desde este centro también recuerdan que las condiciones meteorológicas de los últimos días favorecen el desarrollo del oídio, aunque el estado fenológico actual en el que se encuentran los racimos son poco sensibles a esta enfermedad. En el caso de la botritis, los técnicos aconsejan mantener la vigilancia donde haya daños y heridas, dada la alta presencia de azúcar en las uvas a partir de ahora. En una situación similar se encuentra el black rot por lo que, a pesar de que no se observaron cambios en la presencia de esta enfermedad, la vigilancia también debe continuar.