La tormenta deja cientos de incidencias en Ourense

María Cobas Vázquez
María Cobas OURENSE / LA VOZ

OURENSE

CedidoSanti M. Amil

Calles inundadas, tejados volando y árboles rotos son algunas de las consecuencias del viento y la lluvia

14 jun 2021 . Actualizado a las 00:05 h.

Poco después de las siete de la tarde una fuerte tormenta descargó sobre la ciudad de Ourense, dejando un sinfín de incidencias que movilizaron a los cuerpos de seguridad y emergencias

De repente el cielo se tornó gris, empezaron a sonar los truenos con fuerza y comenzó a soplar el viento cada vez con mayor intensidad para dar paso primero a la lluvia y después al granizo. Apenas se veía a unos metros de distancia, pero se escuchaba el zumbido del temporal y también de las consecuencias.

Fueron muchos los edificios que perdieron las claraboyas de los patios de luces, que salieron volando; mientras, se inundaban balcones y terrazas en las viviendas, así como algunos bajos. La tormenta provocó daños importantes en el pabellón de Os Remedios, donde se llegó a levantar la cubierta de la piscina Rosario Dueñas. No fue el único edificio que perdió el techo por el efecto del viento. En la calle Carriarico los bomberos tuvieron que usar la escalera para retirar de una vivienda la chapa de un tejado, que había volado y entró por la ventana.

Por decenas se cuentan los árboles partidos sobre el asfalto y las aceras. Algunos impactaron sobre vehículos estacionados, rompiendo lunas, o sobre otros que estaban en marcha, provocando accidentes. Mientras muchas calles se inundaron. De hecho, se produjeron atascos en varios puntos de la ciudad y varias vías estuvieron cortadas al tráfico. La Policía Local desvió a los conductores para evitar que pasasen por las calles en las que había demasiada agua, como en el barrio de As Lagoas, donde por momentos hasta volaron las sillas y las mesas de la terraza de un bar. También se inundaron vías como Avilés de Taramancos, la parte inferior de la plaza de Abastos y hasta el propio puente romano. De hecho, algunas personas atravesaron el puente con el agua cubriéndole parte de las piernas, como si se tratara de una piscina, en dejando una imagen absolutamente inédita. 

También se registraron incidencias eléctricas y los semáforos dejaron de funcionar en gran parte de la ciudad.

La fuerza de la tormenta también complicó el tráfico en la A-52 a una hora en la que eran muchos los que regresaban a Ourense después del fin de semana. Y provocó además varios accidentes: uno se produjo en O Pino, a la entrada de la ciudad, cuando un árbol arrancado por el temporal cayó sobre un coche en el que viajaban tres personas. Además, hubo otro accidente en el túnel de Alongos, en la autovía, lo que está provocando importantes retenciones.