La uci covid-19 del CHUO, sin pacientes por primera vez desde agosto del 2020

Pablo Varela Varela
Pablo Varela OURENSE / LA VOZ

OURENSE

El personal sanitario de la uci covid-19 del hospital de Ourense, este viernes
El personal sanitario de la uci covid-19 del hospital de Ourense, este viernes SERGAS

El último hospitalizado, un hombre de 62 años, fue derivado a planta este viernes por la mañana

04 jun 2021 . Actualizado a las 21:32 h.

Alivio, pero también cautela. Es la mezcla de sensaciones que se palpa entre los sanitarios de la uci covid-19 del hospital de Ourense, que este viernes quedó libre de pacientes afectados por coronavirus tras el paso a planta de un hombre de 62 años, el último que estaba ingresado en la instalación. «Fue derivado por la mañana. Algo desorientado todavía, y es normal, porque a veces pasan muchos días sedados», apunta Pablo Vidal Cortés, facultativo de la unidad.

Vidal señala que «aún hay un par de personas hospitalizadas, que en su momento dieron negativo pero todavía arrastran secuelas y precisan de atención». Sin embargo, el hecho de que la uci covid-19 se haya quedado a cero es un balón de oxígeno para el personal médico, que desde agosto del año pasado entraba a diario por las puertas de la unidad sabiendo que, sí o sí, habría pacientes afectados por la enfermedad.

Este último, al igual que su mujer, llegó a recibir el mensaje de texto del Sergas para acudir a la vacunación, pero ninguno de los dos se percató. «Y en consecuencia, no llegaron a recibir la dosis. Y tras infectarse, ella no ingresó en la uci por covid-19, pero él sí», explica Vidal.

Francisco José Barredo, empresario de la comarca de Valdeorras que superó el covid-19
Francisco José Barredo, empresario de la comarca de Valdeorras que superó el covid-19 SERGAS

El paso adelante de Francisco José Barredo: «La vida normal es un regalo»

Este viernes, el empresario valdeorrés Francisco José Barredo esperaba pacientemente su traslado a casa, a O Barco. A sus 56 años, y tras haber estado a merced del covid-19, el pasado lunes dejó la uci tras cuatro días ingresado. Allí llegó derivado del hospital comarcal de Valdeorras. «Es una liberación haber superado la enfermedad», apuntó Barredo, que solo desea recuperar el pulso de su día a día, sin estridencias. «¿Que qué quiero? Seguir. La vida normal es un regalo. No lo apreciamos así hasta que pierdes la libertad, y es una cosa muy bonita», concluyó.

Pablo Vidal señala que el impacto de las vacunaciones se ha ido notando, poco a poco, durante las últimas semanas. Y aún así, pensar en que el covid-19 desaparecerá del mapa es casi que ciencia-ficción. «Suponemos que no habrá escenas como las de este último año, pero decir que no habrá más casos en uci sería muy atrevido», avisa.