La lucha del ourensano Ángel Pérez para tratar su lesión medular: «Necesito una persona que me ayude en todo»

Pablo Varela Varela
Pablo Varela OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Una caída que sufrió el año pasado le dejó tetrapléjico. Ahora, una campaña de «crowdfunding» busca financiar su tratamiento en Estados Unidos

16 may 2021 . Actualizado a las 23:26 h.

El año pasado, una mala caída en la piscina cambió para siempre la vida de Ángel Pérez, un vecino de A Valenzá de 33 años ligado al fútbol comarcal desde su adolescencia. Su trayectoria de base estuvo ligada al Barbadás, club en cuyo primer equipo llegó a debutar cuando el técnico Jorge Regal se sentaba en el banquillo. Pero además, jugó en el equipo de su localidad, el filial del extinto CD Ourense y, en los últimos años, también en el Polígono San Cibrao. Por el camino alzó incluso una Copa Diputación. Así, hasta aquel incidente en un día cualquiera, durante una comida entre amigos. Aquel golpe le dejó tetrapléjico. «Choqué con la cabeza contra el fondo. Fue mala suerte», asume.

Pérez es padre de dos criaturas: una niña, Ainara, de seis años, y también Eric, el más pequeño de ambos, que se bautizó este domingo. «Es un día especial, muy emotivo», decía Pérez este domingo. En la última semana ha recibido múltiples apoyos en su lucha por embarcarse en un tratamiento de células madre que le permitiría mitigar el impacto de la lesión que afectó a su médula espinal. Gracias a la fisioterapeuta que le está ayudando en su rehabilitación, ahora barajan distintas opciones en los Estados Unidos, en base al contacto previo con otros afectados que ya se desplazaron en su momento al otro lado del Atlántico y lograron encontrar respuestas. «Sufrí una luxación en mi cuello y me quedé paralizado de ahí hacia abajo. Es una lesión medular de nivel C-4 a C-5», describe.

Su mirada, pues, está puesta en clínicas norteamericanas. «No hay una cura para esto a día de hoy. Sabemos que no es una opción, pero sí es posible avanzar. Tengo que intentarlo, porque mi mujer, familia y mis amigos me asisten en todo actualmente, pero dentro de lo posible querría recuperar mi vida», apunta él. Y a ese espíritu se agarra con la esperanza de que, fuese cual fuese esa progresión final, le ayude a ganar nuevamente autonomía en su día a día.

Lo que sí sabe es que no está solo en su pelea por recuperarse. A lo largo de estos últimos días se ha encontrado con la ayuda de múltiples donantes que respondieron a una convocatoria de crowdfunding en la plataforma digital Gofundme. Del objetivo planteado inicialmente, que fijó la meta final en los 100.000 euros, en apenas seis días ya se ha logrado alcanzar algo más de una quinta parte, con casi 23.000 euros recaudados entre más de 570 participantes.

La rehabilitación, intensiva

«Además del tratamiento, habría que realizar la rehabilitación y la fisioterapia allí, porque es de carácter intensivo. La estancia se alargaría durante varios meses. A través de la profesional que me trata hemos conseguido ver algunas opciones en América», explica el afectado. «Lo que deseo es poder avanzar, mejorar. Intentar, en definitiva, ser más independiente de lo que soy, porque ahora mismo necesito una persona que me ayude constantemente en todo», apunta.

Un futuro, ¿en el área técnica?

Pérez, que jugaba como centrocampista en los conjuntos donde militó, no descarta un nuevo horizonte viendo el fútbol desde otra perspectiva, en los banquillos. Antes de que naciese Ainara ya trabajaba en la base, y estuvo tres años entrenando a niños. «Luego ya fue cuando nació la pequeña», dice Pamela, la mujer de Ángel. Sobre si su vínculo con la pelota irá ligado a la dirección desde el área técnica, ella lo mantiene en el aire. «En un futuro, igual. Pero la verdad es que, ahora mismo, lo que más desea es disfrutar de los niños», agrega.