Los tres concejales díscolos que seguían en Democracia Ourensana pasan a no adscritos

Miguel Ascón Belver
miguel ascón OURENSE

OURENSE

María Teresa Rodríguez Garrido, María del Mar Fernández Dibuja y Miguel Caride, en el registro del Concello de Ourense en la mañana de este jueves
María Teresa Rodríguez Garrido, María del Mar Fernández Dibuja y Miguel Caride, en el registro del Concello de Ourense en la mañana de este jueves

Los ediles habían sido expulsados por Jácome, que tuvo que readmitirlos por orden judicial, y ahora dicen marcharse «defraudados»

13 may 2021 . Actualizado a las 11:41 h.

«No podemos seguir vinculados a la siglas Democracia Ourensana, unas siglas que hoy representan todo lo negativo de esta ciudad». Así han anunciado Miguel Caride, María del Mar Fernández Dibuja y María Teresa Rodríguez Garrido su abandono del grupo municipal de DO en el Concello de Ourense. Pasan a ser no adscritos, al igual que Manuel Álvarez, que fue expulsado de la formación hace semanas. Ellos también, pero recurrieron al juzgado, que ordenó su readmisión cautelar mientras resuelve la cuestión. Los cuatro rompieron con el alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, el pasado mes de agosto tras acusarlo de irregularidades económicas en la gestión del partido.

Caride, Dibuja y Garrido ya no quieren seguir formando parte de Democracia Ourensana y presentaron esta mañana un escrito en el Concello de Ourense pidiendo pasar a no adscritos. El primero de ellos hizo lo mismo también en la Diputación, donde DO quedará representada únicamente por Armando Ojea. En el Ayuntamiento el grupo lo formarán tan solo tres personas (Jácome, el propio Ojea y Telmo Ucha). Esa mengua provocará también una caída de cerca de la mitad en los ingresos que el partido recibe de ambas instituciones.

«En el seno de ambos grupos municipal y provincial no existe democracia interna, todas las decisiones las adopta unilateralmente el alcalde Gonzalo Pérez Jácome sin atender a ninguna otra razón que no sea su propia voluntad, sin contar absolutamente con nuestra opinión, no permitiéndosenos expresar nuestro parecer ni intervenir en ningún debate», dice el comunicado con el que los concejales díscolos han anunciado su decisión. Afirman que se les vendió un proyecto municipalista centrado en Ourense. «Hoy nos sentimos defraudados, al igual que muchos de nuestros votantes -que así nos lo están haciendo llegar continuamente-, con el radical cambio de postura llevado a cabo por nuestro alcalde», explican.