Envían a prisión a uno de los agresores del hostelero del casco histórico de Ourense

Los dos detenidos por apuñalar al propietario de un bar de la rúa de San Pedro admitieron los hechos ante la jueza y dicen estar «arrepentidos»


ourense / la voz

La delgada cuerda en la que se sustentaba la difícil convivencia que desde hace años mantienen vecinos y hosteleros de la zona de vinos de la capital ourensana se rompió este sábado de la peor forma posible. Un hombre y una mujer que viven en un primer piso situado sobre un bar de la rúa de San Pedro, atacaron brutalmente al propietario de un negocio porque, según dijeron ante la jueza, «no quería bajar la música». Un acto inaceptable y por el que ambos se han mostrado este lunes arrepentidos, pero también un ejemplo de los extremos a los que puede llevar la crispación existente entre quienes buscan una vida tranquila en una zona a la que todos acuden a divertirse.

El incidente no fue de madrugada, sino poco antes a las nueve de la noche, hora de cierre para este tipo de negocios según la actual normativa. El local La Mamba, que por orden municipal debía estar cerrado hasta que no solucionara los problemas con su licencia, no solo recibió a clientes durante la tarde del sábado, sino que además su propietario contrató los servicios de un pinchadiscos. Los más afectados por la situación fueron un matrimonio de 47 y 60 años que residen en el piso de arriba y que a última hora de la tarde eran arrestados por agentes de Policía Local, tras haber atacado ambos al hostelero, apuñalándolo hasta en tres ocasiones.

El ruido de un bar causó la pelea que acabó con un herido grave y dos detenidos en Ourense

La Voz
Despliegue policial por la reyerta
Despliegue policial por la reyerta

Una pareja discutió con el responsable del local desde la ventana, pero acabaron bajando a la calle y lo apuñalaron

Dos personas, un hombre de 60 años y una mujer de 47 que son pareja, están detenidos por apuñalar al dueño de un bar en Ourense. Los hechos ocurrieron cerca de las nueve y media de la noche de ayer. Según explican fuentes policiales, a esa hora se inició una discusión entre el responsable del establecimiento, que estaba en la calle, y esas dos personas, desde la ventana de su casa. En un momento dado bajaron con un cuchillo de grandes dimensiones y lo apuñalaron en el pecho. «Se lo clavaron como si fuese un saco», relata un testigo. El hombre, de 39 años, está herido de gravedad y está siendo atendido en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) mientras la Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación.

Seguir leyendo

A última hora de la mañana de este lunes, y tras pasar día y medio en los calabozos de la comisaría, donde no quisieron declarar, la pareja prestó declaración ante la magistrada del Juzgado de Instrucción 3 de la capital ourensana, Eva Armesto. En el juzgado de guardia, los arrestados sí quisieron dar su versión sobre lo ocurrido, insistiendo en que el volumen de la música fue el detonante de todo. Según explicaron, aquella tarde llamaron a la Policía Local en varias ocasiones para quejarse no solo de que el bar permaneciese abierto, sino también del ruido que generaba el establecimiento. Dos veces pasaron por allí patrullas policiales, formalizando propuestas de denuncia contra el hostelero, si bien casi llegada la hora de cierre los vecinos salieron al balcón y desde allí volvieron a recriminarle su conducta, pidiéndole de nuevo que limitara el volumen de la música.

En este punto hay testigos que dan versiones distintas de lo ocurrido. Así, mientras unos aseguran que fueron los agresores quienes insultaron o amenazaron al hostelero, otros explicaron a los agentes que las amenazas llegaron desde abajo. Tendrán las autoridades que investigarlo, pero de lo que no hay duda es de que tras este encontronazo a distancia, la inquilina de la vivienda bajó a la calle con un cuchillo y se fue directa hacia el profesional, asestándole dos puñaladas en el abdomen. Mientras esto ocurría y la víctima trataba de zafarse de su agresora, se presentó también el marido, quien con otro cuchillo le propinó una tercera puñalada, esta vez en el costado. 

Una médica pasaba por allí

A esa hora era mucha la gente que se encontraba en la zona de los hechos, muy próxima a la plaza del Corregidor y a la catedral, por lo que el incidente provocó un enorme tumulto. Una médica que pasaba por allí y lo escuchó fue la primera en prestar asistencia sanitaria al herido, quien poco después fue trasladado de urgencia al Complexo Hospitalario de Ourense, en cuya unidad de reanimación permanece ingresado este lunes, si bien su vida no corre peligro.

Enseguida se personaron también en el lugar de los hechos varias dotaciones de Policía Local. Cuando llegaron, la agresora se encontraba en el lugar de los hechos, con el cuchillo en la mano, si bien su compañero había subido a casa, por lo que los funcionarios policiales subieron allí a buscarlo. No se llevaron el arma blanca que usó para herir al hostelero, pero este domingo se autorizó un registro en el domicilio para localizarlo e incautarlo. 

Homicidio y asesinato, en grado de tentativa

Durante el interrogatorio, en presencia de sus abogados, la magistrada y una fiscala, los acusados admitieron la agresión pero se mostraron arrepentidos por lo que habían hecho, asegurando en todo momento que nunca tuvieron intención de matar a la víctima, insistiendo en que todo fue porque el dueño del negocio «no quería bajar la música» y solicitando sus abogados que fueran puestos en libertad por no existir riesgo de fuga. A pesar de ello, y ante la gravedad de las lesiones que presenta el hostelero, de 33 años, la representante de la Fiscalía pidió su ingreso en prisión. Al hombre le imputa un delito de asesinato en grado de tentativa, por la agresión por la espalda a la víctima, mientras que a la mujer se le atribuye de momento otro de homicidio, también en grado de tentativa.

Ya bien entrada la tarde, la magistrada acordó el ingreso en prisión comunicada y sin fianza para el varón, mientras que para la mujer decretó la libertad, sujeta a que haga frente a una fianza de mil euros en un plazo de diez días. Además, la jueza obliga a la sospechosa a realizar tres comparecencias semanales y le prohíbe salir del territorio español, así como tener cualquier tipo de contacto con la víctima. Esta prohibición de acercamiento o comunicación con el hostelero atacado se hace también extensible a su marido durante el tiempo que dure la tramitación de la causa.

El ruido de un bar causó la pelea que acabó con un herido grave y dos detenidos en Ourense

La Voz
Despliegue policial por la reyerta
Despliegue policial por la reyerta

Una pareja discutió con el responsable del local desde la ventana, pero acabaron bajando a la calle y lo apuñalaron

Dos personas, un hombre de 60 años y una mujer de 47 que son pareja, están detenidos por apuñalar al dueño de un bar en Ourense. Los hechos ocurrieron cerca de las nueve y media de la noche de ayer. Según explican fuentes policiales, a esa hora se inició una discusión entre el responsable del establecimiento, que estaba en la calle, y esas dos personas, desde la ventana de su casa. En un momento dado bajaron con un cuchillo de grandes dimensiones y lo apuñalaron en el pecho. «Se lo clavaron como si fuese un saco», relata un testigo. El hombre, de 39 años, está herido de gravedad y está siendo atendido en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) mientras la Policía Nacional se ha hecho cargo de la investigación.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Envían a prisión a uno de los agresores del hostelero del casco histórico de Ourense