El PSOE castiga a los ediles del PP por no relevar a Jácome dejándolos sin sueldo

Miguel Ascón Belver
miguel ascón OURENSE

OURENSE

Pleno telemático en el Concello de Ourense
Pleno telemático en el Concello de Ourense YOUTUBE

Villarino recuerda su veto y advierte que no facilitará «mamandurrias»

10 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Todos los grupos de la oposición en el Concello de Ourense tienen concejales a sueldo salvo el PP, que se quedó sin dedicaciones tras romper la coalición con Gonzalo Pérez Jácome. Y así seguirá por ahora porque este viernes se celebró un pleno municipal que rechazó la propuesta para dotar de salario a cuatro de los siete ediles populares. Al igual que con la moción de censura fallida contra el alcalde de Democracia Ourensana, para ello era necesario un acuerdo entre PSOE y PP que tampoco en este caso se ha producido.

Y, de hecho, ambos asuntos están íntimamente relacionados, al menos desde el punto de vista del grupo socialista. Su portavoz, Rafael Rodríguez Villarino, criticó que el PP lo vetase en su día en las negociaciones para el relevo de Jácome y lamentó que ahora sí le pidan su apoyo «cando se trata da mamandurria». El líder del PSOE llamó «parásitos» a los populares y les invitó a que «cambien o seu xeito de facer política, busquen o acordo» y, de ese modo, «terían moito máis que dedicacións, terían dignidade».

Si esa posición pretendía presionar al PP para que retirase su veto a Villarino y así poder impulsar la moción de censura, la respuesta fue inmediata. Jesús Vázquez, coordinador del grupo popular, pidió la palabra tras escuchar al socialista y le dejó claro que «con vostede, non». Previamente, la concejala del PP, Flora Moure recordó que en diciembre del año pasado se trató el tema en una junta de portavoces y pidió al secretario que leyese el acta.

Así fue y quedó claro que entonces Villarino anunció que los socialistas serían «xenerosos» y apoyarían los sueldos del PP. De hecho, tras ese acuerdo, el PSOE pudo contratar a un asesor más. «Usted no es una persona de fiar», concluyó Moure, que más tarde sentenció que «jamás será alcalde con los votos del PP». Además dijo que Villarino era «la peor infección que puede soportar el PSOE de Ourense y por extensión el Concello».

En la misma línea se manifestó el alcalde, que votó a favor junto a los otros dos miembros de su gobierno. «Hay que tener palabra», dijo el regidor a Villarino, a quien acusó de una «deslealtad tremenda» por su cambio de criterio. Consideró, por ello, que fue un acierto no pactar con el PSOE tras las elecciones del año 2019. Defendió el derecho de los concejales populares a cobrar, al igual que ocurre en el resto de grupos de la oposición y, sobre el rechazo a la propuesta, sentenció: «Esto y la corrupción es lo más asqueroso que he visto en política».

Esa alusión iba dirigida también al BNG porque los nacionalistas habían anunciado igualmente que votarían contra los sueldos del PP. Su portavoz, Luis Seara, lamentó cómo se gestó la propuesta a debate, «pasteleando co alcalde, ao que en público alcumaban de ilexítimo». Además dijo que los cuatro salarios previstos no se ajustan a «criterios de proporcionalidade». Finalmente, junto a nacionalistas y socialistas, también se posicionaron en contra los concejales díscolos de DO, tanto el expulsado Manuel Álvarez -que ahora figura como no adscrito- como los otros tres, cuya expulsión está pendiente de la resolución de un recurso judicial.

Fueron, en total, quince votos en contra frente a los doce a favor de Jácome, los dos ediles de DO que le son fieles, los siete del PP y los dos de Ciudadanos. El portavoz del partido naranja, José Araújo, solo intervino en uno de los dos turnos de palabra de los que disponía y, cuando habló, lamentó el «moito tempo» que se había consumido en el debate. Además, censuró el conflicto abierto entre PP y PSOE: «Non están sendo útiles para resolver os problemas desta cidade».

El secretario, ante el caos y un nuevo pleno récord: «¿Qué será lo próximo, votar por párrafos?»

La duración de los plenos -el de ayer fue el más largo de la historia: 10 horas y 14 minutos- y la intensa fragmentación de la corporación no se lo ponen fácil al secretario del Concello. Durante la sesión de este viernes se produjeron varios errores en los recuentos y el funcionario tuvo que intervenir cuando el PP pidió que una de sus propias mociones fuese votada por puntos. Según explicó, aunque no está recogida en el reglamento orgánico, es una práctica reiterada de la corporación. «¿Qué será lo próximo, votar por párrafos?», se preguntó. Precisamente, el PSOE mostró su intención de reunir apoyos para cambiar ese reglamento para limitar las intervenciones del alcalde, que consideran excesivas.

Cheque cultural

El alcalde defendió pagar un bono de unos veinte euros para actividades culturales a todos los ourensanos. Solo Ciudadanos votó a favor porque «calquera cuestión sería boa», pero ellos y el resto de partidos acusaron al alcalde de querer desmantelar la cultura en la ciudad.

Parques naturales

El PP propuso agilizar la demolición del centro de interpretación de parques naturales junto al río Miño (que costaría en torno a 800.000 euros). Aunque se contabilizó como abstención, el BNG fue el único partido que voto en contra.

Senda de Reza

La futura senda peatonal en Reza ha provocado quejas vecinales. El PSOE presentó una moción para paralizarlo apoyada por el resto de partidos, salvo el PP (en contra) y el gobierno (abstención) argumentando que la Xunta ya contactó con los vecinos para reducir su impacto.

Campo da feira

Ciudadanos llevó al pleno una moción para retomar la actividad del campo da feira los días 7 y 17. La iniciativa fue calificada de «buenista, para quedar bien» por el gobierno local, pero contó con el apoyo del resto de grupos de la corporación, por lo que fue ampliamente aprobada.

Evitar colas en la plaza

A propuesta del PSOE, la corporación aprobó por unanimidad una iniciativa para agilizar la modernización tecnológica del Concello. Jácome asegura que ya se está terminado un sistema de cita previa para evitar colas de ciudadanos en la Praza Maior.

Inteligencia artificial

Aunque con matices, todos los grupos apoyaron la reivindicación de Ciudadanos para la implantación en Ourense de un grado de inteligencia artificial. Por su parte, el PSOE logró unanimidad para poner en valor el archivo municipal.