«Hai propaganda por todos os lados», alega en la vista por poner una pancarta un día de votación

Marta Vázquez Fernández
m. vázquez OURENSE / LA VOZ

OURENSE

m. v.

El acusado colocó un cartel en el que se leía «Vota PP» y se negó a retirarlo cuando los agentes de la Guardia Civil fueron a su casa

07 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Hai propaganda por todos os lados, incluso dous meses despois das eleccións». Con este argumento trató este martes un acusado de eludir su responsabilidad en un delito electoral que se le imputa por haber colocado en el muro de su vivienda una pancarta el día de las elecciones generales del 10 noviembre del 2019.

El acusado, para el que la Fiscalía de Ourense reclama pena de doce meses de multa, a razón del pago diario de 8 euros, reconoció que para aquellos comicios colocó en su propiedad de A Manchica una pancarta en la que se leía «Vota PP» y en la que también aparecía la foto de un candidato. Según explicó, ya lo había hecho en elecciones anteriores, y volvió a hacerlo en otras celebradas tras estos hechos, si bien en aquella ocasión dijo que «para evitar problemas» llamó a la junta electoral, desde donde le habrían autorizado a colocar el cartel.

Esto fue, según explicó, unas dos semanas antes de las elecciones. En la campaña la pancarta permaneció en el muro pero el día de las votaciones a primera hora de la mañana los agentes de la Guardia Civil recibieron una queja del presidente de la mesa de un colegio electoral, ubicado a menos de cincuenta metros de la vivienda del acusado y en un camino por el que pasaban todos los que iban a ejercer su derecho al voto. Dos agentes fueron a su casa y le informaron de la situación. «Veu a Garda Civil e os axentes pedíronme que quitara o cartel», admitió el imputado ante el juez, si bien reconoció también que se negó a retirarla, lo que motivó que los agentes del instituto armado hicieran un atestado, que acompañaron con fotos del letrero publicitario.

El asunto llegó en poco tiempo a la junta electoral de zona, desde la que se acordó que los agentes fueran de nuevo al domicilio de Celso para esta vez apercibirlo de que si no retiraba el letrero podría incurrir en un delito electoral. Tampoco esta vez se mostró el imputado conforme a retirarlo, alegando en el juicio que los agentes le dijeron que era «algo voluntario» y él prefirió no hacerlo. Finalmente, la pancarta fue retirada a media tarde, en un momento en el que el acusado ya no estaba en la vivienda.

«La publicidad estaba en el cierre de la casa, hacia el exterior, en un camino por el que pasaba la gente que iba al colegio electoral», dijo uno de los agentes del instituto armado, que aclaró que la segunda vez que fueron a la casa del acusado le explicaron que un juez le estaba pidiendo que retirase la pancarta. «Él no entendía que tuviera que hacerlo», dijo el testigo. «Le explicamos lo que pasaba y él firmó el documento que le entregamos», insistió a preguntas de las partes, aclarando que finalmente se tuvo que retirar el cartel «forzosamente».

Una perito citada por la defensa explicó que el letrero se encontraba a una distancia inferior a cincuenta metros del colegio electoral, si bien desde el lugar de votaciones no se veía. Al termino de la vista, la defensa pidió la absolución del acusado asegurando que los hechos no pueden ser constitutivos de delito, encajando lo ocurrido en el ámbito administrativo.