O BARCO / la voz

Fueron las grandes damnificadas de la primera ola. En marzo, el virus se coló en muchas residencias de mayores de la provincia, generando importantes brotes y un elevado número de fallecimientos. Después, con el verano, la situación mejoró y durante semanas no se registraron casos, hasta que con la segunda ola comenzaron a aparecer nuevos brotes en los centros. Desde el 15 de agosto que se notificó un positivo en la residencia Domus Vi de Barra de Miño en Coles (una trabajadora que dio positivo tras las vacaciones, en un cribado previo a su reingreso en el centro, por lo que no estuvo en contacto con los usuarios), hasta ayer mismo que se confirmó el alta del último paciente afectado en la residencia Santa Mariña de Xinzo de Limia, no habían estado estas instalaciones libres del coronavirus.

Esta vez han sido necesarios algo más de siete meses para volver a tener todas las residencias libres del virus. En la segunda ola, que enganchó con la tercera, han seguido notificándose fallecimientos. Todos vinculados con brotes surgidos antes de que los usuarios hubiesen recibido las dos dosis de la vacuna, que comenzó a administrarse el 28 de diciembre. Las primeras residencias inmunizadas fueron aquellas que no habían tenido ningún caso. Entre ellas estaba la residencia Santa Mariña de Xinzo de Limia, en la que se detectó un brote este mismo mes. Se conoció el pasado día 3. Ese día desde la Xunta anunciaban que había 7 mayores contagiados. El primer caso se detectó unos días antes, cuando una usuaria mostró síntomas compatibles con el covid-19. Precisó ingreso hospitalario. Pasó varios días en el CHUO debido a una neumonía. A raíz de ese primer positivo se hizo un cribado masivo en la residencia que destapó otros seis casos, todos usuarios asintomáticos que quedaron aislados en el centro. Con el paso de los días dieron positivo (en diferentes fechas) otros cinco mayores más. A lo largo del mes, han ido negativizando. El último curado se notificó ayer mismo. Y de esta forma las residencias quedan libres de casos por segunda vez.

El 50 % de los fallecimientos en las dos primeras olas

Las tres olas no han sido iguales en las residencias. En la primera fallecieron con covid 70 usuarios de 14 centros, sobre un total de 131 decesos registrados en la provincia (a fecha del 31 de mayo). En la segunda ola -y la tercera comenzando a subir-, la cifra sumó otros 94 decesos más. Son los fallecidos en residencias entre agosto y el 28 de diciembre, el día que comenzó a administrarse la vacuna de Pzifer. Desde el inicio de la pandemia sumaban entonces 164 fallecidos en residencias, sobre un total de 308. En ambas olas, suponía algo más del 50 % de decesos.

La situación ha comenzado a revertirse desde que comenzó el año y con él la campaña de inmunización. En lo que llevamos de año han fallecido 25 mayores en residencias (y 75 que vivían fuera de estos centros). El último caso se remonta al 27 de febrero. En total, han fallecido 189 usuarios, de los 413 que suma la pandemia. Supone el 45 % del total. Desde que todos los centros están inmunizados, no ha habido decesos vinculados al covid, según los datos oficiales de la Consellería de Política Social.

El perfil de los fallecidos por covid sigue siendo el mismo desde el principio de la pandemia, personas con más de ochenta años, en su mayoría con patologías previas que complican el diagnóstico.

Mejor en las residencias para personas con discapacidad

En lo que respecta a las residencias para personas con discapacidad, no tienen casos desde el mes de agosto. En la primera ola, solo se registraron casos en cuatro centros. Todos los infectados por coronavirus se curaron.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las residencias, libres de covid por primera vez desde agosto