Ellos animaron el confinamiento ourensano desde los balcones

María Doallo Freire
María Doallo OURENSE

OURENSE

Los vecinos de las calles Goya y Ensino, en O Couto, salieron al balcón cada día del confinamiento
Los vecinos de las calles Goya y Ensino, en O Couto, salieron al balcón cada día del confinamiento Miguel Villar

Ha pasado un año desde que surgieron las iniciativas: unos ponían música, otros realizaban imitaciones y en algunas comunidades de vecinos organizaban los días por temáticas

31 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La primera iniciativa que surgió en el encierro, durante el comienzo del estado de alarma en 2020, fue la de los aplausos de las ocho de la tarde. Una forma sencilla, emotiva y segura de homenajear a los sanitarios, por su lucha inagotable contra el covid, y también a todos los profesionales de actividades esenciales. A raíz de esa cita ineludible en el día a día del confinamiento comenzó a surgir otra: la de los animadores de balcón. Personas que se encargaron de que la música, la teatralización o directamente la alegría entrase de nuevo por un rato en la casa de todos los que podían disfrutar de esos pequeños espectáculos desde su ventana. Siempre justo después de los aplausos. Para ellos también ha pasado un año. Una vuelta al sol desde que pusieron en marcha lo que se convirtió en pequeñas fugas de escape para las comunidades, un punto de encuentro, un momento para compartir, poner en común y, muchas veces, para reírse un poco.

Esto es lo que pensó Antón, el hijo pequeño de Elena Rodríguez, vecina del barrio de O Couto. «Empezó a ver en la tele cómo en otros sitios salía gente al balcón a poner música, así que quería que nosotros hiciésemos lo mismo», recuerda. Así surgió el grupo de animación de las calles Goya y Ensino de O Couto, a través de pequeñas convocatorias que se fueron convirtiendo en grandes. «Acabamos participando la mayoría de vecinos de las dos calles, fue increíble», añade. Y la cosa no se quedó en poner música, cada día iban modificando el espectáculo: desde sacar a relucir sus propias marionetas echas con calcetines hasta una quedada en las ventanas con paraguas de colores. Todo valía. Celebraron las fechas señaladas que coincidieron confinados como el Día del Beso o el de la Tierra. Leyeron discursos en honor de los sanitarios, especialmente de uno de los vecinos, conductor de ambulancias: «Estábamos y estamos muy orgullosos de su trabajo e implicación». Y también recordaron a las víctimas de la pandemia.

Ahora, un año después de esas citas vecinales en las ventanas, siguen manteniendo el contacto a través de WhatsApp, donde tienen un grupo en el que hay más de una treintena de teléfonos. Allí todavía hablan de cosas del barrio y temas del día a día. Mientras siguen a la espera de que las restricciones les permitan celebrar una cena juntos que se prometieron en el 2020. «Había vecinos que no había visto nunca antes. En las quedadas de balcón nos animábamos los unos a los otros y ahora esa relación se ha forjado. Nos conocemos y sabemos que estamos aquí para apoyarnos», termina Elena.

Pancho Rodríguez, en la urbanización del parque dos Pulmóns de A Ponte, donde cada tarde realizaba sus sesiones de música en el confinamiento
Pancho Rodríguez, en la urbanización del parque dos Pulmóns de A Ponte, donde cada tarde realizaba sus sesiones de música en el confinamiento MIGUEL VILLAR

El ourensano Pancho Rodríguez dice que no tiene vergüenza y que la vida es mejor afrontarla con optimismo. Las dos cosas le impulsaron a sacar sus altavoces y su equipo de luces de discoteca al balcón de su casa, en la urbanización del parque dos Pulmóns, en A Ponte. Con sus sesiones de música invadió los hogares de decenas de pontinos durante el confinamiento, tanto que la cosa evolucionó a peticiones de canciones y de dedicatorias personalizadas. «Se comunicaban conmigo por las redes sociales o me dejaban notas en la panadería del barrio», recuerda. Allí se ha encontrado desde entonces varios regalos con forma de dulce y con un significado muy especial: «Me los deja la esposa de un vecino con alzhéimer que cada día del encierro se animaba gracias a la música que le llegaba por la ventana». Es su forma de agradecerle lo que, sin darse cuenta, Pancho hizo por ellos. «Me emociona muchísimo, la verdad», admite. Ahora se ha mudado a otro piso con su novia, Ana, eso sí, dice que no se mueve de A Ponte. Lleva meses recibiendo peticiones para que repita alguna sesión y este ourensano ya ha confirmado que lo hará, desde el balcón de la casa de sus padres que tanta animación brindó a la zona del parque dos Pulmóns durante la cuarentena. Será por las fiestas de A Ponte, en julio. «También he recibido propuestas para animar bodas y para pinchar en algunos bares del barrio. Mi sueño sería poder dedicarme a esto», termina.

Pablo Estévez puso el toque de animación con sus interpretaciones de grandes personajes de la música desde su terraza, que daba al enorme patio interior que hay entre los edificios de la avenida de Habana, y las calles Curros Enríquez, Sáenz Díez, Florentino Cuevillas y Samuel Eiján
Pablo Estévez puso el toque de animación con sus interpretaciones de grandes personajes de la música desde su terraza, que daba al enorme patio interior que hay entre los edificios de la avenida de Habana, y las calles Curros Enríquez, Sáenz Díez, Florentino Cuevillas y Samuel Eiján MIGUEL VILLAR

Pablo Estévez se metió en la piel de Freddie Mercury, Michael Jackson, Beyoncé, Prince o Tina Turner durante el confinamiento. Lo hizo desde la terraza de su casa en la avenida de la Habana de la capital, que da a un patio compartido con vecinos de Curros Enríquez, Sáenz Díez, Florentino Cuevillas y Samuel Eiján. Sus primeras actuaciones cosecharon tanto éxito que acabó retransmitiéndolas en directo por Facebook. «La imitación de Yosi de Los Suaves fue la más viral. Tanto que hasta me mandó de obsequio un póster firmado», cuenta Pablo. Recuerda que sus interpretaciones surgieron de forma espontánea e improvisando con toda la ropa y accesorios que encontraba por casa. Ahora mantiene una actuación mensual en sus redes, este carnaval se convirtió en el Joker y avanza que pronto llegará su versión de Shakira con el tema Girl like me. Por lo demás todo sigue igual: «Todavía no conozco la vergüenza y sigo disfrutando de hacer reír».