Los apicultores preparan sus trampas para cazar a las velutinas reinas

María Teresa Rodríguez Vázquez
Maite rodríguez OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Santi M. Amil

En primavera, es crucial evitar que construyan los nidos primarios

21 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Galicia prepara su campaña de lucha contra la vespa velutina, la avispa asiática que ha ido conquistando poco a poco más terreno, y que resulta un problema no solo para la apicultura sino para todo el medio ambiente y para los trabajadores del campo. La provincia de Ourense no está tan afectada como las costeras, pero las zonas ribereñas de los ríos sufren esta plaga. Es en nuestra provincia, de las cuatro gallegas, donde hay mayor número de apicultores profesionales o, al menos, con mayor número de colmenas. En primavera, o incluso antes, es el momento de poner las trampas para cazar a las avispas reinas cuando salgan de su hibernación y antes de que construyan los nidos primarios.

No todos los años hay la misma cantidad de avispas, la climatología influye y con temperaturas bajas muchas reinas morirán, explica Suso Asorey, de la Asociación Galega de Apicultura (AGA). «Se vén o tempo suave, farán os niños primeiro nas Rías Baixas; na maioría dos sitios será a mediados de marzo», pronostica. Este invierno ha sido bastante frío, con heladas, nieve y lluvia por lo que es posible que el proceso se retrase un poco, matiza, quizás hasta el mes de abril.

En la provincia de Ourense, construyen nidos en los valles del Miño o Limia, pero hay avisos de la mayoría de concellos. Las velutinas se desplazan y la plaga avanza 100 kilómetros cada año. De ahí la importancia de las trampas para frenarlas. Asorey considera que el reparto de trampas a los apicultores por parte de la Administración -quince mil el año pasado- es eficiente, pero no deja de ser «un parche» y defiende que se realice un trampeo planificado.