La muerte de un operario que cayó al vacío al pintar una fachada llega a juicio

La Fiscalía pide dos años de cárcel para el responsable de la empresa y el encargado de la obra


ourense / la voz

Los accidentes laborales son, en pleno siglo XXI, una realidad con la que conviven a diario miles de trabajadores de distintos centros de empleo, víctimas de percances que en el mejor de los casos les supone una baja médica por un corto espacio de tiempo y, en el peor, la muerte. En este último escenario se situó lo ocurrido el 22 de mayo del 2018, durante los trabajos de reforma del tejado y la fachada de un edificio de la avenida de Santiago de la capital ourensana. Ese día un trabajador que hacía trabajos verticales, es decir, estaba colgado con un arnés mientras pintaba en el patio interior del edificio, en concreto un balcón situado en la cuarta planta, se precipitó al vacío tras romperse la cuerda que lo sujetaba cuando iniciaba el descenso hacia la primera planta. Murió en el acto a causa de las graves lesiones provocadas por la caída.

En unos días el encargado de la empresa y el supervisor de los trabajos en el edificio, Antonio C. F. y Joaquín R. N., se sentarán en el banquillo de los acusados del juzgado de lo penal 1 de la capital, ya que la Fiscalía de Ourense considera que tuvieron alguna responsabilidad en el trágico desenlace del suceso.

Así lo recoge el escrito de acusación del asunto, en el que se describe que la cuerda de la que estaba colgado el fallecido se rompió porque fue poco a poco seccionada por el azulejo de un voladizo, y que el trabajador «no estaba haciendo uso de la cuerda de seguridad», lo que motivó que cayese al suelo de la terraza desde una altura de nueve metros sin otra protección que pudiera sujetarlo. Para la fiscala, este desenlace es consecuencia de «efectuar los trabajos sin la debida planificación, ni evaluación de sus riesgos, instalando de forma incorrecta las cuerdas de trabajo y seguridad, sin tener en cuenta el rozamiento de las mismas con la estructura e infringiéndose con ella la normativa de seguridad en el trabajo». Así las cosas, esta parte ve en lo ocurrido un delito de homicidio imprudente en concurso con otro contra los derechos de los trabajadores del que considera responsables a los acusados, para los que puede una condena de do años de prisión. Asimismo, esta parte interesa que, en caso de condena, ambos acusados queden inhabilitados para ejercer cualquier tipo de actividad relacionada con la seguridad en el trabajo durante esos veinticuatro meses.

Responsabilidad civil

Será motivo de discusión en el juicio la responsabilidad civil derivada del accidente ya que los familiares del fallecido, que tenía 30 años y una hija de diez, se han personado en el caso como acusación particular. La Fiscalía entiende que deben ser resarcidos con una cantidad que ronda el medio millón de euros.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La muerte de un operario que cayó al vacío al pintar una fachada llega a juicio