El primer día de la hostelería en el casco viejo: «Costó encontrar mesa»

Los ourensanos acogieron con ganas la vuelta de la hostelería a la ciudad


ourense / la voz

La vuelta de la hostelería y la restauración a la provincia gracias a la nueva relajación de las restricciones implantada por la Xunta, ha contado con una buena acogida por parte de los clientes, que este viernes se lanzaron a las mesas de sus locales favoritos. Las ganas acumuladas tras un mes de cierre y el buen tiempo animaron a los clientes. Eso es lo que le ocurrió a Andrés Lázaro, sentado en la terraza de El Ingeniero, en la calle Lepanto de la capital, junto a un amigo. «Me vacuné la semana pasada y la verdad es que estaba deseando salir a comer fuera», decía. «Veo que todos hemos pensado lo mismo porque nos ha costado encontrar una mesa libre», apunta. Eso sí, en su caso por ahora admite que prefiere que sea en la terraza: «Me siento más seguro en exterior, pero lo cierto es que siempre he sido más de disfrutar de las terrazas».

El mediodía fue clave para la zona de vinos, en la que también reabrió sus puertas el Fuentefría. «Con las condiciones que nos dan es muy difícil adaptarse pero vamos a intentarlo y a tener esperanza en que la desescalada sea cada vez mayor y volver a estabilizarnos cuanto antes», apunta José Antonio Pérez, propietario. El hostelero afirmaba estar sorprendido con la buena acogida: «El ambiente y la afluencia están siendo muy buenos, la verdad. Se ve que la gente estaba deseando volver y eso nos alegra mucho». Pérez es también propietario de La Despensa del Fuentefría, justo el local de enfrente, que por ahora ha decidido mantener cerrado, con cuatro empleados en ERTE. «Hasta que se amplíen los horarios y el aforo vamos a abrir solo este porque cada vez los cierres se hacen más duros y la cosa se vuelve más insostenible, porque gastos tenemos los mismos pero sin ver apenas beneficios», afirma. Con la intención de solventarlo, en los próximos días implantarán en Fuentefría el servicio a domicilio. «De esta forma podremos cubrir las cenas y aguantar un poco más», termina el propietario del negocio, con más de 60 años de tradición en la capital.

La reapertura se vio frustrada para algunos restaurantes, como en el caso del Habana 83 en el centro de Ourense. «Teníamos todo listo según lo anunciado pero ayer por la noche cuando se publicaron las medidas en el DOG, nos dimos cuenta de que había detalles específicos nuevos», explica Manuel Filgueira, encargado de sala. «En esta ocasión nos obligan a tener en el comedor las mesas montadas como antes de la pandemia e inutilizar las que no estén a la distancia con bandas o adhesivos. Nosotros lo que habíamos hecho es directamente retirarlas y mantener más metros entre ellas, así que ahora toca volver a recolocarlas todas de nuevo», añade. En ello emplearán el fin de semana y el lunes levantarán, por fin, de nuevo la persiana y abrirán de 12.00 a 17.00 horas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El primer día de la hostelería en el casco viejo: «Costó encontrar mesa»