«Esta vacuna es un logro científico que representa la unión de la humanidad»

Pablo Varela Varela
pablo varela OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Casi 200 docentes ourensanos mayores de 55 años fueron citados ayer en el CHUO para recibir la primera dosis de Pfizer

26 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El aula Cabaleiro Goás, en el CHUO, acogió este jueves el inicio de la ronda de vacunación para los docentes de enseñanza pública de más de 55 años. Casi 200 profesores de la provincia estaban citados para recibir la primera dosis de Pfizer en horario de tarde, con la idea de evitar distorsiones en el horario lectivo de los profesionales, y tanto María Luisa Nóvoa como Carmen Mira, que imparten clase en el CEIP de Prácticas y el CEIP A Ponte, esperaban los 15 minutos de rigor tras ser dos de las primeras en pasar por el circuito.

«Este es un momento histórico», decía Mira, de 56 años. La incertidumbre inicial con la que acudió pasó a ser luego satisfacción, porque el grueso de los que fueron a la convocatoria se iban complacidos con la organización dispuesta en el hospital de Ourense. «El personal es muy amable y esto está bien estructurado», agregaba Mira. «He vivido esta etapa de la pandemia con miedo», explicó. Ahora, una vacuna con menos de un año de vida cambia las perspectivas de muchos de ellos, porque entienden que también equivale a un esfuerzo común de la sociedad, en términos generales, con el gremio de la ciencia.

«Hubo un gran avance en muy poco tiempo. Ojalá fuese así con otras muchas enfermedades», razonaba María Luisa, de 57 años, que calificaba esta vacuna contra el coronavirus como «un milagro». «Es un logro científico que representa la unión con la humanidad. Hay que confiar en ello», decía. Carmen no esperaba que el turno de vacunación de docentes llegase tan pronto y, en cierta forma, se mostraba agradecida, porque tras las vacaciones de Navidad vio cómo se complicaron más las cosas con el repunte de casos asociados a centros educativos. A inicios de este mes, en el CEIP A Ponte llegó a realizarse un cribado cuando al recinto se asociaban casi una veintena de casos activos y había dos aulas cerradas a causa de la epidemia. «Y esta convocatoria me cogió totalmente por sorpresa. Ha sido difícil tras fechas como Fin de Año, porque al final nosotros también estamos constantemente expuestos. Lo que hemos visto ahora es que en el área sanitaria de Ourense se han organizado bien para esta campaña», comentaba Mira. Ahora, le tocará aguardar a recibir un nuevo SMS con la convocatoria para la segunda dosis.

De los sudokus al crucigrama

En la planta baja del CHUO esperaba también Carmen Iglesias, de 57 años y profesora en el CIFP A Farixa. Como al resto de compañeras allí presentes, le tocaba aguardar un rato tras someterse a la inyección, así que ella optó por sentarse y matar el tiempo realizando un combinado de sudokus y crucigramas. «Es que me tengo que marchar en coche dentro de nada, y es conveniente que espere el tiempo necesario», justificaba riendo.

A Iglesias le llamó la atención ser citada con tanta premura porque, decía, «me constan casos de compañeros cuyos padres, ya bastante mayores, todavía no la han recibido». Pero en todo caso, asumía que estas convocatorias forman parte de un proceso natural «porque no podemos seguir como hasta ahora, encerrados». «Esta es mi primera Pfizer, y tenía asumido que hay que poner la vacuna. De hecho, creo que hay que hacerlo, porque no debemos renunciar a recuperar vida», concluía.