El cambio climático reducirá las zonas productivas de castaño

Cándida Andaluz Corujo
cándida andaluz OURENSE / LA VOZ

OURENSE

MIGUEL VILLAR

La temperatura en la provincia subió de media 1,5 grados desde 1960

22 feb 2021 . Actualizado a las 17:34 h.

Que el cambio climático está en marcha nadie lo duda y ya se puede percibir sobre todo entre la flora y la fauna. Un estudio elaborado para la Red Europea de Periodismo de Datos (EDJNet), sobre lecturas vinculadas al programa europeo Copérnico, permite comprobar con detalle cómo ha evolucionado en 35 países y más de cien mil municipios de todo el continente. Entre ellos, los 92 concellos ourensanos.

Desde 1960 hasta nuestros días, la temperatura media en la provincia ha aumentado 1,5 grados, con máximos de dos en zonas de Verín, Xinzo o Beade y mínimas de uno en San Xoán de Río, Manzaneda o A Gudiña. En la capital, el aumento es de 1,7 grados. Estas diferencias, que se notan ya en inviernos menos fríos y veranos más calurosos y en temporadas de inundaciones y de sequía, es especialmente preocupante cuando se habla de la fauna y la flora, teniendo en cuenta que Ourense alberga especies únicas en Galicia y que algunas son el sustento de familias enteras. Y, aunque pueda parecer contradictorio, habrá cultivos que se beneficiarán de los cambios mientas otros verán mermada su producción. En la provincia de Ourense, este aumento gradual de las temperaturas es ya especialmente sensible en las zonas altas de montaña con una subida de las mínimas y en las de valle por máximas cada vez más altas durante más tiempo.

El profesor de Física de la Tierra e investigador del campus de Ourense señala: «En el cambio climático las cosas siguen igual de mal, no ha habido grandes variaciones. Se están cumpliendo las previsiones. Por ejemplo, el año pasado aumentó la concentración de dióxido de carbono a pesar del la pandemia. Lo que importa es lo que ya hemos puesto en la atmósfera, la basura que tardara decenas de años en tener efectos».