ourense / la voz

En menos de quince días, desde el 1 de marzo, las llamadas que realicen los ourensanos al teléfono de emergencias 091 ya no se contestarán desde la comisaría de Policía de As Lagoas. A partir de esa inminente fecha será un funcionario policial ubicado en A Coruña quien responda al teléfono y ponga en marcha el operativo de respuesta necesario, una situación que también se extiende a la sala del 091 de la capital lucense. Las llamadas urgentes de tres provincias quedarán, por tanto, unificadas en una actuación que se enmarca en el Proyecto Cimacc 091, de la Dirección General de la Policía, que consiste en la transformación de la salas del 091 en centros inteligentes de mando de comunicación y control, y su concentración a nivel provincial o regional.

Desde el Sindicato Unificado de Policía, SUP, llevan meses alertando de los peligros que entrañará esta medida y este mismo miércoles han vuelto a incidir en el tema, cuestionando incluso la capacidad que tendrá el nuevo sistema de dar respuesta a todas las llamadas que reciban, ya que según ellos sospechan no se dispondrá de suficientes policías para garantizarlo. «En la comisaría de Ourense se estaban recibiendo una media de dos mil llamadas al mes y hay momentos del día en los que hay mucho trabajo», recuerda Roberto González, responsable del sindicato policial, que asegura que frente a los once funcionarios que hasta ahora se ocupaban de contestar al teléfono en la ciudad de As Burgas, en A Coruña se reforzará el servicio con cinco nuevos agentes que también tendrán que hacerse cargo de las comunicaciones procedentes de Lugo, donde hasta ahora estaban nueve policías. «Cinco agentes van a hacer el trabajo de veinte y es muy posible que no den abasto», asegura González, que reclama que se dote de más personal al servicio para poder garantizar su buen funcionamiento. «Urge la convocatoria de plazas destinadas a realizar las funciones de operador de sala, abiertas a peticionarios de cualquier plantilla de España», explica el responsable del SUP, que alerta asimismo de problemas técnicos en el arranque del servicio «que perjudicarán el servicio de atención al ciudadano».

Desde el sindicato han pedido mantener una reunión con el delegado del Gobierno, insistiendo además en la necesidad de que se ponga en marcha un protocolo para diferenciar entre las llamadas urgente y aquellas en las que los ciudadanos buscan información, algo que ocurre mucho desde que hay restricciones, ya que los ciudadanos a veces tienen dudas sobre qué pueden o no hacer y lo consultan con la Policía.

Controversia política

Mientras, la polémica por el cierre del servicio del 091 en Ourense ha saltado también al ámbito político. Desde el PP han presentado una iniciativa parlamentaria para pedir al Gobierno que de marcha atrás, ya que ven la medida perjudicial para los vecinos de la ciudad, pero los socialistas ya han respondido que la medida se incluía en un plan aprobado ya por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Piden más policías para atender el 091 ante el inminente traslado a A Coruña