Barco y UD Ourense juegan este miércoles de ceniza

M. Rodríguez OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Santi M. Amil

Calabagueiros recibe a un equipo local que querrá resarcirse tras su reciente derrota mientras que los ourensanistas llegan de un resultado positivo

16 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La liga no da descanso al Centro de Deportes Barco ni a la Unión Deportiva Ourense que este miércoles (20.00 horas, Calabagueiros) se citan para disputar el encuentro aplazado de la jornada catorce. Ambos equipos apuran las jornadas para afinar su preparación. La UD Ourense aprovechará el festivo de este martes de entroido para realizar un entrenamiento matinal. Pero la jornada entre semana plantea dificultades organizativas para los jugadores que trabajan para poder desplazarse a O Barco. Es el caso de Rubén Durán, Isi, Alfredo o Vieytes, que tendrán que conseguir un permiso en sus respectivos trabajos para poder tomarse la tarde para disputar la jornada liguera. Aún del lado ourensanista, Carlos de Dios es duda después del un golpe en el gemelo que recibió en el partido contra el Ribadumia. Del lado valdeorrés, Manolo Pérez tiene la baja segura, por sanción, de Pedro, debido a la expulsión ante el Rápido de Bouzas.

El CD Barco entrena lunes y martes, con la consciencia, como la UD Ourense, de que en este momento de la competición, y con los pocos partidos que quedan, «todo el mundo necesita puntos», en palabras del técnico barquense. Además, Manolo Pérez ve en un buen momento a los ourensanistas: «Vienen en buena racha, en crecimiento, de menos a más. Tienen un plantilla con potencial y pueden alcanzar los puestos de arriba», sostiene el técnico berciano. En cuanto a su equipo, a pesar del último revés, Manolo Pérez considera que están trabajando bien pero no están acompañando los resultados. Las semanas con tantos partidos no se les dan especialmente bien, advierte, por la experiencia desde que está en el CD Barco: «Sacar los tres partidos es complicado»

Fernando Currás, por su parte, no quiere sacar grandes conclusiones del último resultado, una victoria que anima, pero que ya queda atrás. En una liga sin margen de error, el técnico ourensanista remarca que cada partido es decisivo. Nadie se queda descolgado, salvo por arriba el Arenteiro y el Arousa, observa. Currás se queda con que el equipo está compitiendo en todos los encuentros y de cara a esta próxima cita, intentará seguir ajustando detalles y manteniendo «o que facemos ben». Sobre el Barco, al que ganaron en la primera vuelta en O Couto, Currás considera que es una «plantilla de moito nivel», tanto este año como en las últimas temporadas. «Se lles gañamos estaremos a un punto deles, pero teñen moi bos xogadores», subraya. Así que más que pensar a priori si los barquenses estarán más exigidos por su última derrota, Currás espera ver en los suyos un nuevo ejemplo de la solidez y maduración en el juego que están adquiriendo los jugadores más jóvenes con la experiencia de los partidos.