A juicio los cabecillas de una red nacional de falsificación de ropa que operaba desde Xinzo

Marta Vázquez Fernández
m. vázquez OURENSE / LA VOZ

OURENSE

MIGUEL VILLAR

Varias marcas de lujo se han personado como acusación particular, reclamando hasta los diez años de prisión

15 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En diciembre del 2013 estalló en la provincia de Ourense la que se consideró la mayor operación contra la falsificación de ropa desarrollada en el territorio nacional. Tras un trabajo de varios meses liderado desde la comisaría general de Policía Judicial, cerca de un centenar de personas fueron arrestadas en diversas provincias, incautándose además una ingente cantidad de artículos textiles que los sospechosos tenían preparada para la venta.

Ahora, siete años después de aquello y tras quedarse en el camino muchos de los que fueron detenido entonces, que nunca llegaron a ser acusados formalmente, el asunto ha logrado superar una larga y compleja instrucción y se dirige a la fase de juicio. Será la Audiencia provincial quien se encargue de ver un asunto para el que aún no hay fecha de juicio, pero en el que ya se conocen cuáles serán las penas que solicite la Fiscalía de Ourense, que centra su foco sobre dos familias de Xinzo de Limia, que se encargarían de adquirir las prendas de ropa falsas en Portugal para, presuntamente, venderlas luego en mercados o ferias, así como el negocios que regentaban. Se encuentra entre los imputados el que en 2013 era el imán de Xinzo, Mohamed N., al igual que su esposa, Noura A. y otros cuatro imputados. Son Said M., Hamza N., Redouane N. y Saadia R. Todos ellos deberán responder ante un tribunal del delito contra la propiedad industrial que les imputa el ministerio público, que reclama una condena de cinco meses de prisión para cada uno, así como indemnizaciones a las marcas a las que se sospecha que perjudicaron con sus falsificaciones.

Marcas de lujo

Entre esos perjudicados se encuentran afamadas marcas, algunas de gran lujo, como Louis Vuitton, Burberry, Emporio Armani, Gucci, Lacoste o Nike, entre otras muchas. Varias, de hecho, se han personado en el caso como acusación particular, solicitando penas de hasta diez años de cárcel y ampliando a una veintena los acusados en esta causa. Consideran que los acusados formaban una organización criminal.